Dengue: Mendoza aseguró que esto es más grave de lo que parecía

Las instalaciones colmadas y un amplio operativo de seguridad pusieron en evidencia la importancia de la interpelación a la ministra de Salud Sandra Mendoza, que tal cual se había anticipado fue con una veintena de funcionarios de su cartera para detallar el trabajo realizado sobre el dengue desde que asumió su función el 14 de noviembre del año pasado.
Recién a las 9:20 dio comienzo la sesión especial de interpelación, en la que los primeros minutos evidenciaron una relativa calma, pero la extensa exposición de la ministra fue exasperando a la oposición, que pretendía que de manera inmediata se aboque a contestar las siete preguntas del temario. Esto llevó a interrupciones constantes que finalmente en nada cambiaron la línea de descripción sobre el trabajo integral en materia de salud que desarrolla el Ministerio.

Estudio clave

La ministra hizo un detalle minucioso de cada una de las acciones y de los fondos destinados a información, prevención y combate del mosquito vector del dengue. Sin embargo, la intervención del subsecretario de Relaciones Institucionales Gregorio Buchosky, dando a conocer un estudio realizado en el año 2000 por el Instituto de Medicina Regional de la UNNE, una comisión del Hospital Muñiz de Buenos Aires y los Ministerios de Salud de las provincias del NEA y la Nación, que pone en evidencia que con anterioridad hubo un brote epidémico de dengue serología 2 que no fue detectado y que habría afectado a entre 20.000 y 40.000 personas.

"Hubo circulación viral de baja intensidad, que producen cuadros leves que se pueden confundir con cualquier otra enfermedad. Esto tiene importancia porque se dice que la que viene es el problema, pero ya estamos en el segundo brote, por eso es agresiva la enfermedad". Lamentó que no se haya difundido por parte de la universidad el trabajo que hicieron hace 10 años porque "cambia la evolución de la epidemia en el Chaco, porque se mezclan dos virus, uno de hace diez años que seguramente tuvo manifestaciones de baja cantidad en el sentido del cuadro clínico y otro ahora que pegó más fuerte".

Reconoció que estos estudios fueron buscados a partir de la opinión de los expertos internacionales que trabajan en la provincia respecto a la epidemia, que expresaron su sorpresa por la virulencia en cuanto a la calidad y cantidad de localidades infectadas.

"Llamaba la atención lo virulento el cuadro por ser una primera epidemia, a partir de que los primeros brotes son más leves y por eso preguntaron si hubo antecedentes de casos, donde la única estadística fue de 14 casos importados registrados en 2007". Por eso ratificó que "esto es mucho mas grave de lo que parecía porque acá hubo circulación viral que no se detectó y ahora pega con más fuerza el dengue que una primera epidemia".

Mendoza no sólo confirmó lo dicho por su funcionario sino que amplió los conceptos sosteniendo que "tenemos circulación de dos cepas porque se obvió una epidemia y no se notificó en años anteriores; esa es la gravedad hoy del Chaco, que están circulando dos cepas del mismo virus, uno más agresivo y otro menos agresivo".

La ministra también dijo que "sin querer eludir ningún tipo de responsabilidad, el único responsable de esto es el mosquito. Son múltiples los factores que influyen, aumento de la población, pobreza, organización sin control, inadecuado manejo ambiental, migraciones, turismo, cambio climático, recursos insuficientes.

El enemigo es el mosquito Aedes Aegypti. No hay varitas mágicas, es una enfermedad que afecta a toda la comunidad. El dengue no es una responsabilidad de salud, sino que es de todos y es necesario eliminar el mosquito". También resaltó que "nadie puede suponer y predecir que iba a aparecer el dengue y no hay rigor científico en esa situación. Nadie está preparado para semejante situación. En la medida en que aumenta el aedes, aumenta la enfermedad".

Comentá la nota