El dengue llegó a Buenos Aires: ya hay 15 casos detectados

Así lo confirmó el ministerio de Salud provincial. Son casos no autóctonos, entre los que se incluyen dos jóvenes que volvieron a Quilmes desde Charata. Los sospechosos, en tanto, ascienden a 32.
Volvieron de Charata, Chaco, a su casa de Quilmes. Allí pasaron algunos días, hasta que empezaron los dolores y la fiebre. Son dos jóvenes que ahora se encuentran internados en un hospital de ese partido bonaerense y que habrían contraído dengue durante el viaje.

Si bien todavía no está confirmado, porque falta que se entreguen las pruebas de laboratorio, todo indica que el muchacho de 28 años y la adolescente de 16 se contagiaron la enfermedad durante la visita a la provincia que se convirtió en foco de la epidemia. Ambos presentan los síntomas típicos de la enfermedad y se encuentran aislados en una sala del hospital Iriarte.

"Lo importante es que es un caso no autóctono", afirmó en declaraciones al canal TN el secretario de Salud del municipio, Sergio Troiano.

Los jóvenes regresaron a Buenos Aires el miércoles por la noche y comenzaron a sentir los síntomas –fiebre, falta de apetito, dolores de cabeza, oculares y musculares- aproximadamente a las 72 horas. Por prevención, las autoridades del municipio fumigaron la casa en la que viven los afectados y sus alrededores, con el objetivo de exterminar al mosquito transmisor de la enfermedad, el Aedes aegypti.

"La situación no es alarmante, pero sí peligrosa", sostuvo el ministro de Salud bonaerense Claudio Zin al referirse al tema. El funcionario dijo que ya son 15 los casos detectados en distintos distritos de la provincia, pero que "están todos controlados".

Donde sí la situación es alarmante es en Chaco. Allí, según el Gobierno nacional, hay algo más de 1.100 casos. No obstante, un informe reservado elaborado por el Comité de Manejo del Dengue provincial, eleva la cifra a 11.500. Para colmo, las infecciones podrían prolongarse durante un mes más, cuando lleguen los primeros fríos y disminuya la cantidad de mosquitos.

Comentá la nota