Dengue: lanzan un plan para prevenir el contagio

Las autoridades sanitarias buscan tomar con tiempo la llegada del verano, para prevenir los efectos letales que el dengue tuvo en el país a principios de año.
El ministro de Salud de la provincia, Luis César Martínez, participó en la provincia de Misiones del lanzamiento del Plan Nacional Contra el Dengue y la Fiebre Amarilla, que fue presentado por el ministro de Salud de la Nación, Juan Luis Manzur, quien reclamó "un trabajo conjunto" de todos los sectores con "pasos concretos" para prevenir la expansión de esas enfermedades.

El acto tuvo lugar en la localidad misionera de Puerto Iguazú acompañado de la vicegobernadora Sandra Giménez y los titulares de las carteras sanitarias de Misiones, Chaco, Jujuy, Formosa, y Santiago del Estero, que son las provincias más expuestas a esas enfermedades, con vistas al inicio del verano.

"No se puede trabajar con hechos aislados", dijo Manzur esta mañana durante la puesta en marcha del Operativo Dengue y advirtió que ante la presencia de la enfermedad "hay que tener un plan y una direccionalidad, tener claro lo que hay que hacer y dar pasos concretos".

En este sentido, el funcionario instó a realizar un trabajo de prevención conjunto "de todos los sectores" frente al avance de la enfermedad, en el Instituto Tecnológico y de Capacitación (Itec) de Iguazú donde se realizó el acto.

"No podemos desde Salud hacerlo solos, sino con la ayuda de los demás sectores", dijo Manzur, y precisó que el trabajo debe hacerse casa por casa, donde se pueda transmitir la enseñanza de la manera de prevenir el dengue y "así mantener a la población sana".

"Éste es el gran desafío", aseguró el ministro.

Por su parte, Giménez destacó la labor de "los hombres y mujeres promotores de salud de la provincia, quienes no sólo nos han cuidado sino que han trabajado a destajo y prácticamente gratis por todo el país".

Así se refirió a los numerosos casos de dengue y fiebre amarilla que se detectaron en Misiones el año pasado y en 2009.

Luego del acto, los funcionarios y vecinos, acompañados por los promotores de salud, realizaron tareas de limpieza domiciliaria y ambiental para erradicar los lugares de reproducción del mosquito transmisor del dengue.

El Plan Nacional de Prevención y Control del Dengue y la Fiebre Amarilla es una estrategia que prevé un acompañamiento técnico y financiero para combatir la enfermedad y evitar el contagio en regiones del norte, principalmente donde se registraron la mayor cantidad de víctimas.

El objetivo es apoyar la promoción de actividades de descacharrizado, capacitación de equipos sanitarios, compra de insecticidas, abatización -práctica que consiste en colocar larvicidas en recipientes en los que se acumula agua potable- y la puesta en marcha de una campana de comunicación y movilización social.

La misma incluso estará acompañada de un programa de educación comunitaria tanto para áreas de riesgo de dengue y las zonas fronterizas, como para el resto del país.

Comentá la nota