Dengue: hablan de brote autóctono por la sospecha de 30 nuevos casos

Dengue: hablan de brote autóctono por la sospecha de 30 nuevos casos
Un día después de conocido el primer caso de dengue autóctono en Cabín 9 (límite de Rosario con Pérez), ya confirmado en el Instituto Maiztegui, anoche se amplió el bloqueo sanitario en esa zona frente a lo que las autoridades consideran un brote local de la enfermedad por la existencia de 30 cuadros febriles en estudio.
Paralelamente, se registraron dos nuevos casos sospechosos en la zona sur de Rosario, donde hoy habrá un operativo especial de fumigación, visitas casa por casa y relevamiento de cuadros febriles compatibles con la enfermedad.

Por otro lado, otro procedimiento de obstrucción tuvo ayer como escenario el barrio Stella Maris (distrito noroeste) por la aparición de un nuevo caso importado.

"Lo fundamental es evitar a toda costa que en Rosario haya un brote como el de Hersilia. La atención se centra en reforzar los operativos de bloqueo", afirmó el secretario de Salud municipal, Luis Dimenza.

Hasta ayer los casos positivos en la ciudad sumaban 16 (todos importados), mientras que en el nodo Rosario el total era de 23, incluido el cuadro autóctono de Pérez. En el resto de la provincia los infectados confirmados llegaban a 28, diez de ellos de Hersilia y supuestamente todos locales.

En la capital provincial se confirmó que dos de los siete casos clínicos sospechosos resultaron positivos. No obstante, falta la confirmación de las contrapruebas del Maiztegui.

Se trata de un hombre y una mujer, cuyas identidades no fueron suministradas. Sí se determinó que uno de ellos estuvo en Hersilia, mientras que el restante enfermo habría importado el virus desde Charata (Chaco).

En tanto, el trabajo de bloqueo no pasó desapercibido entre los vecinos. Fumigadores con máscaras y trajes blancos (similares a los de los astronautas) médicos, trabajadores sociales y hasta promotores barriales se sumaron para reforzar el operativo que ya había comenzado el lunes pasado en nueve manzanas de Cabín 9 y para avanzar con otro en el barrio Stella Maris.

En ese vecindario del distrito noroeste de Rosario el alerta surgió ayer frente a un nuevo caso importado (el hombre ni siquiera vive en Rosario), pero que se sumó a otros dos anteriores.

¿Por qué entonces la alarma? Según indicó Dimenza, ante tres casos en pocas cuadras no se puede descartar que a los pacientes ya infectados los haya picado luego un mosquito Aedes aegypti local. Y que ese insecto (originalmente sano) termine transmitiendo el virus a otra persona, lo que provocaría un contagio autóctono.

La subsecretaria de Medio Ambiente, Daniela Mastrángelo, detalló que los procedimientos de bloqueo se apoyaron, como siempre, en "tres patas".

La primera es la identificación de personas con cuadros febriles inespecíficos (para practicarles análisis de dengue), la segunda es una fumigación aérea para matar los mosquitos adultos y la tercera ("fundamental") es la eliminación de los posibles criaderos de larvas casa por casa, el famoso descacharrizado, "porque aunque se maten a los insectos, mañana ya nacen cientos y cientos nuevos", recordó.

En cada distrito, además, aun en las zonas donde no aparecieron casos de dengue, se intensificaron los "operativos preventivos de limpieza y desmalezamiento" a cargo de las áreas de servicios urbanos (ASU).

Paralelamente, el comité de seguimiento de la enfermedad, que agrupa a especialistas de la Municipalidad y la provincia, continúa reuniéndose entre una y dos veces por día.

Comentá la nota