Dengue: estudian cinco casos sospechosos en Rosario

Cinco personas podrían padecer dengue en Rosario. Los casos están en estudio y la confirmación de laboratorio se espera para hoy. Están dentro del diagnóstico presuntivo de esa patología y de leptospirosis y fiebre hemorrágica y sus análisis se estudian en el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias Rosario (Cemar), en los dos primeros casos y en Pergamino para el tercero.
La responsable del área de Información de la Secretaría de Salud Pública, Analía Chumpitaz, explicó que aunque los casos no hayan sido verificados, el protocolo de actuación es como si fueran positivos: "Las medidas que tomamos son la búsqueda de pacientes febriles alrededor de estas personas y el descacharrizado del domicilio", señaló.

La funcionaria detalló que cuatro de esos casos ya se venían estudiando la semana pasada. Entre ellos habría dos menores de edad que "están estabilizados". El quinto paciente se sumó ayer.

Pertenecen a distintos barrios, por lo que subrayó que "no hay una concentración de esta patología en ninguna zona en particular".

Según se detalló, los cinco pacientes sospechosos están siendo tratados por dengue y hantavirus, porque cada uno tiene su tratamiento sintomático.

El responsable de la Zona Sur de Epidemiología de Santa Fe, Julio Befani, confirmó que "algunos estudios para dengue o leptospirosis no son confirmatorios y pueden llegar a necesitar una segunda muestra. En estos casos, se hacen a los siete días de la primera, porque la formación de los anticuerpos del organismo no siempre se realiza en una primera instancia y necesitan una segunda muestra para dosarlos".

Vigilancia.En el área de Salud Pública municipal remarcaron que se está realizando desde hace tiempo "una intensa vigilancia epidemiológica de todos los casos de síndromes febriles que se vienen presentando en la ciudad".

Para Befani, la condición social "no es condicionante para que el mosquito pueda desarrollarse. En el centro de la ciudad, en muchas casas no se tapan los tanques de agua, hay oficinas en las que tienen potus u otras plantas acuáticas. Son distintas posibilidades de riesgo, no únicamente hay que tomar los recaudos en la periferia de la ciudad, hay que tomarlos en todos lados", indicó.

El funcionario provincial apeló a respetar normas de higiene básicas para combatir la proliferación de la enfermedad. "En el centro de la ciudad la gente tira los residuos en la calle o los deja en los contenedores fuera del horario de recolección. Es común ver frascos de plásticos o botellas dejados por rosarinos de clase alta o media, y muchos de esos recipientes quedan con agua o se llenan cuando llueve generando un potencial criadero del mosquito que transmite la enfermedad", señaló.

Befani destacó que las personas en estudio no han tenido viajes en los últimos 45 días y en Salud municipal confirmaron que cuatro de los afectados ya venían siendo estudiados desde la semana pasada.

Comentá la nota