El dengue ya está en Posadas y su expansión es irremediable

Clarisa de 11 años y Facundo de 13, son los hermanos a los que la primer muestra por laboratorio oficial dio positivo de dengue. Clarisa y Facundo son los que viven en el barrio Hipotecario junto a sus padres y otros dos hermanos, a quienes la contraprueba hecha por el Ministerio de Salud Pública también arrojó resultado positivo de dengue.
"Que alguien me diga que no es dengue y que tampoco son autóctonos… nosotros nunca salimos de Posadas, mis hijos se contagiaron de dengue, me lamento mucho…", dijo angustiada la mamá Liliana Mattos, que también pone en duda que sus otros dos hijos, ella y su marido, no hayan contraído la enfermedad.

"En Encarnación hay 68 sospechosos, en todo el Paraguay hay 168 confirmados y la zona de riesgo es toda la franja de frontera con Misiones… es decir, acá habrá sin dudas casos importados, autóctonos, sospechosos o confirmados… es así, pero por ahora son tres los sospechosos de ser autóctonos", dijo Jorge Gutiérrez, Jefe de Vigilancia Epidemiológica.

Las sospechas continúan para con los dos niños posadeños y la bioquímica del hospital de Puerto Iguazú, que contrajo la enfermedad al visitar la casa de una familia en donde tres de sus integrantes se contagiaron de dengue en sus constantes visitas a Paraguay.

Y ahora se esperan los resultados de las muestras a realizarse en Buenos Aires. Pero, en el caso de los niños, en Posadas se hicieron dos exámenes y los dos dieron positivos. A pesar de ello, Salud Pública sigue en el escalón de la prudencia. Anticipando claro, que pronto el número de afectados empezará a elevarse.

El propio Jorge Gutiérrez admitió que se incrementan los casos febriles, un signo de buen síntoma para los profesionales, porque las personas están empezando a denunciar ante las autoridades estos cuadros.

En ese escenario, la madre de Facundo y Clarisa, no dudó en afirmar que en su barrio y en la escuela en donde da clases, "los casos con síntomas parecidos a los de mis hijos hay muchísimos…".

Primero, Clarisa

La chacra 113, Barrio Hipotecario ayer por la mañana estaba convulsionado. Es que la noticia corrió como reguero de pólvora. Una cuadrilla de fumigación de Salud Pública se presentó en la esquina de la casa de Clarisa y Facundo, pero no concretaron su trabajo. "Es que ayer lo hizo la Municipalidad, por eso no lo podemos hacer", explicó quien estaba al frente del operativo.

Mientras tanto, otros operarios empezaron por inspeccionar el patio de la casa de Liliana, para detectar posibles criaderos de larvas. El objetivo, lograr el bloqueo sanitario y evitar el contagio.

Al tiempo que se informaban de la situación con la madre de los niños con dengue, como para reunir la información necesaria para el seguimiento médico.

Pero por ahora, Liliana se maneja con médicos particulares, con los de la familia.

Todo empezó el sábado 21 de marzo cuando Clarisa volaba de fiebre. "Tenía 40 grados y fuimos a un sanatorio pero nos dijeron que no era nada, que pronto se le bajaría la temperatura. Después consultamos a otro médico y nos dijo que se trataba de angina. Pero a mí no me cerraba porque seguía con fiebre pero no tenía dolor en la garganta. Es como que se van agregando los síntomas y la empezaron a medicar", explicó Liliana.

"Como empezó a mejorar pensamos que los medicamentos que nos dieron estaban haciendo efecto, pero a la semana de nuestro alivio, empezó Facundo con los mismos síntomas".

Y con Facundo pasó prácticamente igual que con Clarisa. "Lo medicaron solamente con corticoides", lo que más le asustó a Liliana fue cuando su hijo empezó a sangrar por la nariz. Y luego, empezó a manifestar manchas en distintas partes del cuerpo.

Ayer volvieron a asistir a la escuela. "Ellos hacen una vida normal, claro que tienen que andar todo el día con repelentes".

Desde que se levantan hasta que se acuestan, Facundo y Clarisa tratan de no pensar en nada y seguir andando hacia la adolescencia.

Ahora la mamá espera por el resultado de la tercera prueba a realizarse en Buenos Aires para saber sólo de qué cepa de la enfermedad se trata.

"Vamos a realizar charlas en las escuelas porque hay muchos casos y nadie se entera, debemos lograr que todos tengan conciencia social sobre lo que está ocurriendo", alertó la preocupada Liliana, quien también se involucrará entre la comunidad para intentar revertir el mal momento que se hizo presente en el barrio Hipotecario

Crece el número de casos

Hasta ayer el Ministerio de Salud de la Nación reportó 20.127 casos confirmados de dengue autóctono en el país en lo que va de 2009, 1.105 importados y 3 hemorrágicos, y confirmó la muerte de 4 personas por la enfermedad, 2 por el tipo hemorrágico e igual número por "shock por dengue".

La organización no gubernamental Médicos sin Fronteras informó que son más de 100 mil los casos de dengue en el país y alertó que las personas "que ya han sido infectadas por las cepas Tipo 1 y 2 se encuentras altamente vulnerable en caso de contraer la cepa Tipo 4 hemorrágico, que puede ser letal en breve plazo".

La entidad sostuvo que en Chaco "gran parte de la población urbana ya está enferma y no vuelve a los hospitales" y en la provincia de Buenos Aires el ministerio de Salud reitera a todos los hospitales que no está permitido realizar declaraciones a los medios de prensa sin previa autorización.

Se denunciaron 235 febriles

El Ministerio de Salud Pública comunicó ayer que se registraron 14 nuevos casos sospechosos para dengue en la provincia. Todos son positivos en la primera muestra por laboratorio oficial. De esos 14, 13 son de carácter importado y 1 es un probable autóctono.

Hasta ayer son 2 los casos confirmados para dengue (importados) y 25 casos sospechosos por primera muestra, de los cuales 21 son de carácter importando y 4 probables autóctonos.

Desde el Área de Vigilancia Epidemiológica se informó que se denunciaron hasta ayer 235 síndromes febriles para dengue en la provincia, de los cuales 179 arrojaron resultado negativo para dengue y 29 muestras fueron enviadas directamente al Instituto Maiztegui (la mayoría extraídas en estadio precoz).

Gran parte de los casos sospechosos en primera muestra son provenientes de la zona Norte de Misiones.

El Concejo pide minutos de prevención en las iglesias

POSADAS. En el Concejo Deliberante posadeño se presentó un proyecto que impulsa que las personas se conviertan en agentes multiplicadores contra el dengue y la leishmaniasis.

La propuesta busca que la municipalidad exhorte al obispo de Posadas, párrocos, diáconos y colaboradores, como a los pastores de otras confesiones religiosas, a que destinen unos minutos de cada misa o culto a la charla sobre la prevención de tales enfermedades, "incluyendo conceptos de atención primaria de la salud, con el objetivo de colaborar en el cuidado de la vida de los habitantes, ante la posibilidad de un brote de dengue y leishmaniasis". También se proyecta que sean agentes multiplicadores los agentes integrantes de las fuerzas de seguridad, docentes y remiseros.

Otra propuesta que ingresó ayer para su tratamiento, solicita prohibir el uso de floreros con agua en los cementerios de Posadas, a fin de evitar reservorios como criaderos de mosquitos.

Tras dos horas de debate en el recinto del Concejo Deliberante posadeño, la mayoría de los concejales aprobó el tratamiento con pronto despacho de este proyecto.

En tanto la mayoría oficialista rechazó la propuesta del edil Jorge Gómez que pretendía que la secretaria de Calidad de Vida Lilian Tartaglino brindara un informe de actividades en la sesión del próximo jueves. Otros ediles también pidieron conocer las actividades que desde la comuna se están realizando para combatir a los mosquitos, y conocer si hay un cronograma de tareas programadas de fumigación en los barrios. Pero la mayoría oficialista consideró que no era necesario requerir la presencia de la secretaria porque el Ejecutivo está trabajando en la prevención de las enfermedades, y también argumentaron que la secretaria ya estuvo en dos ocasiones anteriores reunida con concejales, aunque la mayoría no estuvo presente.

En Iguazú, 54 camiones de chatarra

Un grupo de promotores de salud de Puerto Iguazú recorre los barrios de mayor riesgo de infestación de dengue acompañando al operativo de descacharrizado que organizó la Municipalidad en búsqueda de febriles que resulten posibles sospechosos. Los promotores están circulando por zonas de peligro por el mayor índice larvario y donde la laboratorista del hospital habría contraído la enfermedad que aún se debe confirmar en un segundo examen y de ser así sería un caso autóctono en la localidad.

Los promotores contaron que trabajan en campo utilizando repelentes y advierten la necesidad de cuidarse contra el mosquito.

"Todos están expuestos", sostuvo el director de bromatología de la municipalidad, Feliciano Coronel, quien está encargado del plan de descacharrizado para limpiar el 50 por ciento de la ciudad.

Coronel aseguró que en dos días de trabajo recorriendo seis barrios, de los más expuestos a la enfermedad, se retiraron 54 camiones de cargas completas.

El operativo siguió ayer a la tarde luego de haber sido interrumpido el miércoles por las inclemencias del tiempo.

Colaboran las fuerzas de seguridad, promotores y empleados municipales del departamento de saneamiento ambiental.

"La gente está colaborando y saca las cosas que tiene de más en sus patios", dijo Feliciano Coronel, acerca del trabajo de descacharrizado que arrancó el día lunes, ya con la noticia de tres casos altamente sospechosos de dengue en la ciudad, de los cuales dos serían importados y uno autóctono, aunque todavía se esperan las confirmaciones.

Admitieron epidemia en el Chaco

RESISTENCIA. La ministra de Salud de Chaco, Sandra Mendoza, fue interpelada ayer en la Legislatura y admitió que el dengue "es una epidemia" en la provincia, tras intentar eludir referirse a la enfermedad que registra 10 mil casos y al menos un muerto en el distrito, lo que provocó incidentes y críticas severas de los diputados, que la acusaron de "divagar".

La funcionaria ingresó a la Cámara de Diputados a las 9.20 y anunció que realizaría un informe pormenorizado y exhaustivo de su gestión, pero fue interrumpida por el diputado de la opositora Alianza Frente de Todos, Hugo Maldonado, quien solicitó a Mendoza que se circunscriba al temario de siete puntos establecidos en la interpelación, lo que provocó el primer cruce entre legisladores del oficialismo y la oposición.

"Nuestro reglamento y la Constitución provincial son claros, y establecen que la ministra podrá referirse al tema sin límites de tiempo", dijo el diputado justicialista Juan Chaquires.

Entre empujones y gritos, un fotógrafo que realizaba la cobertura periodística de la interpelación denunció que recibió un cachetazo de parte de militantes.

En el recinto había pancartas con las leyendas "Llegó el dengue. Gestión Capitanich" y "La mentira mata" entre otras.

Comentá la nota