El dengue ya es epidemia: hay 2.270 casos en el país

En Chaco, uno de los epicentros, lo minimizan.
Con al menos 2.270 casos, el dengue, una enfermedad de la pobreza, ya es epidemia en el país. La situación es complicada, especialmente en las provincias de Chaco y Salta.

El director nacional de Prevención de Enfermedades y Riesgos, Hugo Fernández, dijo desde el Ministerio de Salud que se puede hablar de "brote o epidemia, es lo mismo: un aumento de casos por fuera de lo normal". Afirmó que es tan importante como el del 2004, y que la causa está en la epidemia récord en Bolivia, con 50.000 casos notificados. Ya enviaron tres carpas sanitarias a Orán y Tartagal, en Salta, y Charata, en Chaco.

El centro del debate estuvo ayer en Charata, localidad del sudoeste chaqueño. Allí, los vecinos salieron a las calles a protestar contra la política oficial sobre el dengue y para repudiar la fumigación de viviendas con químicos supuestamente vencidos. El intendente Miguel Tejedor dijo que "están apareciendo casos por todos lados. Tenemos 3.000 casos en estudio, en una población de 60 mil personas". Sólo en ese lugar se hablan de 300 casos confirmados.

El Gobierno del Chaco admitió anoche la existencia de un "brote epidémico", con 820 enfermos, aunque planteó que la situación sanitaria "está controlada". Hasta hace una semana solo aceptaban la existencia de menos de 10 casos, cuando los expertos advierten que podría extenderse más.

El intendente Tejedor dijo a Clarín que los enfermos son aproximadamente 6.000. "Yo ratifico esa cifra, porque son los datos que tenemos sobre la cantidad de personas que fueron a hacerse atender con síntomas de dengue. En un 99,9% de los casos tienen la enfermedad, porque cada vez que alguien con ese tipo de malestar se hizo los estudios, los análisis dieron positivos. Lo que pasa es que el Gobierno provincial dio la orden de ocultar información".

En Charata no se habla de otra cosa. El temor se combinó con la guerra de datos entre Gobierno y oposición, y generó una psicosis palpable en las calles: algunas familias con posibilidades de dejar la ciudad, se fueron a otros lugares, atemorizadas por la situación.

"Estamos en Córdoba porque cuando nos dimos cuenta de que no nos decían la verdad, entramos a volvernos locos. No dejábamos que los chicos salieran y cada tres horas les poníamos repelente. Ver un mosquito era sufrir y desesperarnos hasta poder matarlo", contó Luciana Buracco, propietaria de una distribuidora de golosinas, con hijos de 3, 8 y 12 años.

Esta semana, vecinos de Charata se autoconvocaron en la plaza central y las expresiones comunes estuvieron dirigidas a hablar de un plan deliberado de ocultamiento de la cantidad real de casos. "A los médicos del hospital les dijeron que no hablen para que no se sepa lo que realmente está pasando", dijo Miguel Paglia, uno de los participantes de esas reuniones. Anoche, la protesta frente a la Municipalidad acorraló al ministro de gobierno provincial, quien no pudo dejar el edificio durante horas. En el hospital, las consultas diarias por parte de personas que dicen tener síntomas compatibles con dengue rondan las 300. En la carpa sanitaria del Ministerio de Salud van a diario entre 150 y 200 personas más.

Por otra parte, en Salta se registraron 986 casos. La diferencia con Chaco, es que allí el crecimiento fue paulatino porque siempre admitieron la situación. Sólo en la capital retiraron 200 toneladas de cacharros, una de las medidas preventivas. Pese a los esfuerzos, en esa provincia hubo dos muertos por dengue hemorrágico, que se produce cuando el mosquito con un serotipo de la enfermedad pica a una persona portadora de otro serotipo. Por esto, a mayor cantidad de casos, más riesgo de muerte.

Catamarca es otra de las provincias complicadas. Confirmaron 47 casos. El director del hospital San Juan Bautista dijo que están desbordados y atienden 80 consultas diarias. En Jujuy ya hay 217 casos. Además, hay 200 casos confirmados en el resto del país -9 de ellos en Rosario- pero que se "importaron" del Norte.

Comentá la nota