El dengue azota Bolivia y Paraguay y Formosa extrema prevenciones.

En el Altiplano hay siete muertos y unos 7.200 casos. En el país limítrofe en tanto, ya son 100 los infectados en departamentos cercanos a esta provincia. Llaman a luchar contra el vector, el Aedes Aegypti.

La presencia del dengue en países vecinos, genera el alerta en las diversas áreas de la salud pública provincial.

Eran siete los muertos y más de 7.200 los casos sospechosos en Bolivia, en tanto que en Paraguay en cuatro ciudades, hay alrededor de 100 infectados. Ante ello, en Formosa crece el alerta por la presencia del virus en zonas cercanas, a tal punto que se ahondan las tareas preventivas.

El dengue, una enfermedad viral aguda que puede afectar a personas de cualquier edad, se transmite a través del mosquito Aedes Aegypti. Durante la temporada estival de 2007, en Formosa hubo casos de dengue ya que son varios los sitios en donde se halla el vector de la enfermedad.

En Bolivia, el dengue ya se cobró siete vidas en lo que va del año, en tanto que se señala que hay confirmados 7.248 de casos, un hecho que genera alarma generalizada en distintas regiones del Altiplano.

En Paraguay en tanto, se calcula que son 100 los infectados, los cuales están distribuidos en cuatro departamentos. Por otro lado, existen alrededor de 600 mil paraguayos que ya padecieron la patología, por lo que podrían contraer el dengue hemorrágico, que suele ser mortal.

Ante estos dos escenarios, en Formosa planean acciones de prevención ya que "el vector está presente y en años anteriores ya hubo casos autóctonos, por lo que la prevención debe adoptarse con responsabilidad y a conciencia en todos los hogares", señalan fuentes sanitarias.

La patología

El dengue es una enfermedad viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti.

Los síntomas son dolores de cabeza, musculares y en las articulaciones, náuseas, vómitos y cansancio intenso, aunque también pueden aparecer manchas en la piel con picazón, constituyéndose en general el cuadro como una falsa gripe, donde el paciente no tiene resfrío ni estornuda.

Ante la aparición de esos síntomas, el paciente debe acudir lo más pronto posible a la consulta médica, en el hospital o centro de salud más cercano, y evitar la automedicación, sobre todo si se trata de aspirinas.

Para prevenir su transmisión, hay que tener en cuenta que no existe vacuna para la enfermedad, por lo que la única forma de prevención es impedir la presencia del mosquito transmisor en las casas y sus alrededores.

Un dato importante es que hay cuatro tipos de dengue (cuatro virus), pero muy relacionados.

El paciente que padeció uno de los primeros tres, después de recuperarse de la infección por uno de ellos, adquiere inmunidad vitalicia contra ese virus, pero sólo una protección parcial y transitoria contra posteriores infecciones por los otros.

Ante ello, está comprobado científicamente que la infección secuencial aumenta el riesgo de contraer dengue hemorrágico, es decir el más mortal de todos.

Prevención

El Aedes Aegypti se cría en el agua limpia acumulada en recipientes y objetos en desuso.

Por eso se recomienda evitar tener recipientes que puedan contener agua limpia estancada en los patios y cercanías; también renovar, cada 3 días, el agua de floreros, peceras y bebederos de animales, además de remover las hojarascas de las canaletas.

Es oportuno tapar recipientes que contienen agua para uso humano, como tranques, barriles o toneles, y desechar los objetos inservibles que estén al aire libre y puedan permitir la acumulación de agua de lluvia y la reproducción del mosquito, como latas, botellas, neumáticos y juguetes.

El uso de repelente es una recomendación clave, ya que evita el contacto del mosquito y todo tipo de insectos, con personas, alejándolas del riesgo de contagio de dengue.

Comentá la nota