Dengue: alerta médica en Capital por posible epidemia

Dengue: alerta médica en Capital por posible epidemia
Se esperan brotes más fuertes por un otoño que será más cálido de lo habitual. La preocupación de las autoridades porteñas.
La epidemia de dengue desatada en el Chaco podría extenderse a otros puntos del país, desde la latitud de la provincia de Buenos Aires hacia el norte. Las condiciones están dadas porque a la presencia del Aedes aegypti (sólo en Buenos Aires hay millones de ejemplares del mosquito que transmite la enfermedad, aunque por ahora no están infectados) se suman malas condiciones sanitarias y el ocultamiento de información por parte de las autoridades, lo que impide tomar adecuadas medidas de prevención.

Por si fuera poco, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) advirtió que el otoño que comenzó la semana pasada será entre uno y dos grados más cálido que lo habitual, lo que mejora la performance tanto del mosquito como del virus que provoca el dengue. María de los Milagros Skansi, del departamento de climatología del SMN, dijo a PERFIL que "el otoño tendrá temperaturas medias normales o superiores a las normales, sin irrupciones de aire frío desde el centro de la Patagonia hacia el norte del país".

"Un otoño cálido es muy propicio para el dengue en muchas zonas del país", indicó Alfredo Seijo, jefe del servicio de Infectología del Hospital Muñiz. "La prolongación de las altas temperaturas y la humedad actúan extendiendo la vida del mosquito y favoreciendo su procreación. Y también hace que sea más corto el período de incubación extrínseca, es decir, el tiempo que necesita el virus para tener su ciclo biológico completo en el mosquito", agregó.

El investigador cordobés Walter Almirón completó: "La incubación dura aproximadamente diez días a 27ºC; si la temperatura es menor a los 20ºC, el mosquito está más inactivo".

Alarma porteña. Mientras tanto, en la Ciudad de Buenos Aires ya se toman medidas para el caso de que llegue la epidemia. Según informó el director del Instituto Pasteur, Oscar Lencinas, se llevaron a cabo reuniones especiales con miembros del Ministerio de Salud porteño y se dispuso la compra extra de reactivos para diagnosticar la enfermedad con el fin de tener en stock, sobre todo teniendo en cuenta la proximidad de la Semana Santa, en la que el intercambio turístico con zonas afectadas con la enfermedad incrementan los riesgos. "Hay que tener a la comunidad médica en alerta. Luego de Semana Santa van a aparecer personas con síntomas febriles que pueden ser dengue y tenemos que estar preparados", dijo Lencinas, quien también remarcó la necesidad de no ocultar este tipo de información al público

Comentá la nota