Dengue: advierten que las zonas más riesgosas tienen relación con Rosario

"El dengue es una preocupación, pero queremos ser responsables y anticiparnos, sobre todo porque las zonas endémicas como Chaco tienen relación migratoria con Rosario", sostuvo ayer el intendente Miguel Lifschitz y lanzó un amplio plan de prevención de la enfermedad que a nivel nacional ya se transformó en epidemia y que tiene en esta ciudad nueve casos confirmados y 24 en observación.
Los últimos cuatro se registraron ayer y se sigue de cerca su evolución. Todos se contagiaron fuera de la ciudad, ninguno es grave y desde hace 12 años no se registra en Rosario la forma más seria de la enfermedad, la hemorrágica, que puede ser mortal.

"Nuestro sistema de salud está preparado", serenó Lifschitz y dijo que habrá concientización, fumigación y control epidemiológico para hacer frente a la preocupación. No obstante, se intensificará la prevención y el seguimiento dado el movimiento migratorio interno que une a Rosario con Chaco, uno de los epicentros de la epidemia.

La directora de Epidemiología de la Municipalidad, Analía Chumpitaz, definió al mosquito que causa el dengue (Aedes aegypti) como urbano, de hábitos diurnos y peridomiciliario (cerca de los hogares), lo que lo liga a la tarea que debe encarar cada vecino para cortar su propagación.

Limpiar recipientes con agua en patios y terrazas, cambiar agua de los floreros y usar repelentes no aromáticos. En el caso de viajar a las zonas endémicas como el Chaco o los países limítrofes, no tener la piel expuesta y reforzar el repelente cada cuatro horas. Además de estar alerta a síntomas similares a gripe o resfrío, como cuadros febriles, dolores articulares y de cabeza y en algunos casos manchas en la piel.

En conjunto. Funcionarios municipales y provinciales lanzaron ayer un trabajo en conjunto para hacer frente al dengue que se basa en la capacitación, concientización y recomendaciones. La lucha contra el Aedes aegypti incluye a los vecinos, porque la forma más efectiva de detenerlo es la prevención. Además, entregarán repelentes a quienes esperan la confirmación de estar afectados por el virus y deben permanecer aislados y en reposo.

Durante la jornada hubo reuniones por partida doble. Desde la Municipalidad se lanzó la advertencia de máxima: la única forma de detener la expansión de las colonias del Aedes aegypti, enemigo público por su carácter de urbano y huésped de aguas limpias, es la prevención. Y en la sede de la Gobernación, un equipo de especialistas del Ministerio de Salud capacitó a representantes de las localidades del nodo Rosario con vistas a formar una red de control de vectores en toda la provincia.

"La idea es instalar y trabajar un concepto, el del papel que juegan las plagas sobre las personas", explicó la titular de la Dirección Provincial de Promoción y Prevención de la Salud, Andrea Uboldi.

Prevención. El director de Control de Vectores de la Municipalidad, Jorge Dañil, señaló que "la fumigación sigue en la forma planeada, pero no es el fuerte en este plan de lucha contra el Aedes aegypti". Por tratarse de una especie de hábitos urbanos, casi domésticos, y del que hay que cuidarse en las primeras y las últimas horas del día, es el vecino el principal involucrado en el tema.

"El alerta de prevención es para toda la ciudad, no sólo las zonas donde hay zanjas", puntualizaron los especialistas y remarcaron que en algunos sitios como la Estación de Omnibus se colocarán carteles informativos.

El secretario de Salud Pública de la Municipalidad, Luis Dimenza, aseguró que ninguno de los casos confirmados en Rosario reviste gravedad y que reciben tratamiento ambulatorio. Y recordó que todo caso debe ser reportado al área de Epidemiología. Por el momento se mantienen en 20 los casos bajo sospecha que se analizan en los laboratorios de Pergamino.

Comentá la nota