Denegaron el pedido de Mujeres Sin Techo y distribuyeron los destinos del "fondo sojero".

La mayoría oficialista desestimó el pedido de dos hectáreas para la autoconstrucción de viviendas. Argumentó que la entrega de los lotes "no garantiza" la edificación. También rechazó incluir el tema en la asignación del "fondo sojero".
El Concejo Deliberante denegó ayer el pedido de dos hectáreas para la autoconstrucción de viviendas, perteneciente a la organización Mujeres Sin Techo, y aprobó la distribución del Fondo Federal Solidario, que proviene de la coparticipación de las retenciones a la soja.

Además, dio curso a la extensión de la red de gas para 65 cuadras y del servicio de agua para Cerro Leones.

El reclamo de Mujeres Sin Techo y el denominado "fondo sojero" fueron los temas que dejaron los puntos de discusión más relevantes dentro del Legislativo.

El rechazo por parte de la mayoría oficialista a otorgarle a la organización los lotes, que solicitó el mes pasado en la Banca 21, desató la crítica de los concejales opositores.

Carlos Mansilla enfatizó la necesidad de un plan de vivienda comunal, la utilización del Fondo de Vivienda Municipal (Fomuvi) y argumentó que "decir no sin fundamentos no propicia un clima de consenso".

El edil radical Esteban Risso contestó que la entrega de los lotes "no garantiza la construcción de las casas" y afirmó que la comuna prefiere preservarlos para implementar los programas federales.

"Una vez acreditada la posibilidad de edificación, no habrá reparos. De lo contrario, es una ilusión difícil de realizar. Este es un acto de responsabilidad y no hay que vender espejitos de colores", manifestó Risso.

Facundo Llano, por otra parte, insistió que "Tandil tiene demandas y no hay que desconocerlas". Luego, exacerbó su alocución al sostener que "si este Gobierno no puede gestionar, que le dé paso a otros".

"Cuanto mayores son las necesidades de la gente, mayor es la responsabilidad del gobernante", sostuvo, para ganarse el aplauso de las integrantes de Mujeres Sin Techo que presenciaron la sesión desde la barra.

Ante la crítica a la gestión Lunghi, Morando apuntó contra Llano y su cercanía a Néstor Auza, al marcar un "bajo porcentaje de humildad de algunos concejales, cuando el mensaje de las urnas fue un bofetazo que, parece, aún no pueden tolerar".

"No se puede hablar del rumbo de gobierno de un intendente al que en esta última elección lo respaldaron más de 27 mil tandilenses", apuntó.

Y luego habló de "bastante demagogia" por parte de la bancada opositora. En ese momento, Mansilla intervino y solicitó el regreso a comisión del pedido en la Banca 21, pero el radicalismo vetó su iniciativa.

Por tanto, Llano consideró, para cerrar el debate, que el gobierno de Lunghi en materia de vivienda padece de "ineficiencia, inoperancia, insensibilidad e ineficacia".

Detalles que no

hacen a la cuestión

El transcurso de esta sesión se caracterizó por un marcado interés por los detalles de cada proyecto de ordenanza. Así, hubo extensos debates, a la postre inconducentes y en su mayoría sin sentido.

En el tratamiento parlamentario del Fondo Federal Solidario se dio una discusión de este tinte, pero además las bancadas polemizaron sobre la distribución de los recursos que llegarán por coparticipación de las retenciones a la soja.

Mientras el radicalismo, en el dictamen de mayoría, estableció un 40 por ciento para el entoscado de caminos rurales, otro 40 por ciento para la reconstrucción vial del partido y un 20 para obras de extensión de redes de gas, la oposición postuló una fragmentación "más equitativa".

Los ediles presentaron un proyecto alternativo para dividir en cinco partes iguales los fondos y, teniendo en cuenta los ítems que priorizó el radicalismo, destinar un 20 por ciento a la infraestructura sanitaria y otro tanto al loteo de terrenos y la construcción de viviendas sociales.

Llano destacó que la propuesta tenía como fin "atender a todos los sectores de la comunidad" y contemplaba "las demandas que presenta Tandil, que deben ponerse de manifiesto y hacerlas prioridad".

La oposición cuestionó que el dictamen de mayoría no abarque la pavimentación y el cordón cuneta. El oficialismo, en tanto, manifestó que los puntos están dentro de la denominada "reconstrucción vial del partido", pero aun así accedió a modificar la redacción de la ordenanza e incluir la demanda de la minoría parlamentaria.

En defensa de la iniciativa radical, Morando señaló, en clara referencia a Mansilla, que "no todos los concejales que firman ese dictamen aprobaron la adhesión al fondo"; cuestionó la ausencia de los ediles opositores en las comisiones, "lo que propiciaría el debate"; y dudó de la llegada del total de 1,7 millón de pesos equivalente al Fondo Federal Solidario, habida cuenta de la caída de la coparticipación en el primer semestre.

"Si hubiese voluntad política, esta es la oportunidad que tenemos para llevar adelante un plan de viviendas sociales. Si no, es muy fácil decir que no, como se hizo hace un instante", recordó Mansilla.

Sin embargo, el bloque oficialista no aceptó el proyecto alternativo y dio curso a la distribución de los fondos sin contemplar las viviendas y el refuerzo de la estructura de salud.

Comentá la nota