Demoras en las testimoniales por falta de recursos en el Concejo de Tartagal

El proceso de juicio político contra el intendente de Tartagal, Sergio Leavy, sigue acercándose a su etapa final, con un Concejo Deliberante extenuado, más que por las sesiones, por la falta de recursos económicos que obliga a los ediles a poner plata de su bolsillo para realizar las diligencias requeridas.

Es que, según vienen denunciando los ediles, desde que se inició el juicio político, el Ejecutivo Municipal sigue sin enviar al Concejo los fondos que le corresponden según el presupuesto.

Así las cosas, el Concejo adeuda a sus proveedores, que ya no quieren seguir fiándole; a los "planilleros", trabajadores temporarios que se desempeñan en el Cuerpo, y a sus asesores.

Ayer se vivió otra consecuencia de la falta de fondos: las declaraciones de los testigos convocados para la jornada, integrantes de la Auditoría General de la provincia, tuvieron que demorarse porque no había casetes para grabarlas.

"Hace tiempo que venimos padeciendo la falta de todo aquí en el Concejo, en estos momentos es triste decirlo pero los chicos ni azúcar para desayuno e invitar un café tienen", sostuvo la presidenta del Concejo, Olga Ferrer, en declaraciones al portal de noticias diariodetartagal.com.ar. La concejala subrayó que Leavy "está muy bien informado de lo que pasa en el Concejo".

Recién cuando el inconveniente se solucionó, porque el asesor legal Sergio Heredia, compró los casetes, pudieron declarar los dos testigos, Miguel Cardozo y Marcelo Grande, propuestos por el intendente.

Ambos recordaron que estaban en la municipalidad cuando los ediles integrantes de la Comisión que investigaba las presuntas irregularidades que se atribuyen al intendente visitaron el edificio para solicitar información.

Cardozo dijo que escuchó que quien entonces era secretaria de Hacienda, Daniela Trigo, no podía atender a los ediles porque estaba atendiendo a los enviados de la Auditoría.

Grande memoró que el asesor legal del municipio, Martín Crozza, dijo, respecto de los concejales, "estos parece que creen que es un circo, como no piden la documentación por escrito".

Respecto del informe sobre las cuentas municipales, reiteraron que están obligados a guardar secreto.

El Concejo volverá a sesionar, en la que sería la última sesión de incorporación de testimonios. Para la jornada están convocados cinco testigos, tres son planilleros y dos, empleados municipales, del área de Tesorería y un secretario privado del jefe comunal, José "Pepe" Molina.

El abogado de Leavy, Oscar Guillén, pidió ayer a los ediles que convoquen nuevamente a testigos que ya fueron citados y no concurrieron, pero la presidenta del Cuerpo adelantó que esta solicitud será desestimada, porque ya se insistió con estas personas y no asistieron.

Además, en estos días el Concejo estuvo tramitando distintos pedidos de informes. Guillén sostiene que además tienen que proveer otras pruebas solicitadas, como las periciales.

Pero Ferrer añadió que el lunes el Concejo elaboraría una resolución dando por cerrada la etapa de incorporación de prueba y dando plazo al intendente para su alegato.

Comentá la nota