Se demoraron los estudos del Acuífero Guaraní por falta de fondos

Ni Uruguay ni Paraguay tienen aún un presupuesto asignado para la segunda fase de las investigaciones. También hablan de "desinterés" del gobierno argentino.
El Sistema Acuífero Guaraní, una de las mayores reservas de agua dulce del mundo, fue mapeado y analizado. Pero el proyecto para su desarrollo sostenible está "demorado" tras concluir la primera fase, por falta de fondos de Uruguay y Paraguay socios de Argentina y Brasil en la reserva subterránea.

Según la directora de Medio Ambiente de la Cancillería uruguaya, Susana Rivero, la primera etapa del proyecto a cinco años para los cuatro países del Mercosur contaba con el apoyo financiero del Fondo Global de Medio Ambiente, proveniente del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma). Pero el cronograma de financiamiento concluyó en enero de este año.

Al terminar la primera fase del proyecto, explicó Rivero, los cuatro países acordaron continuar con las investigaciones con presupuestos propios. Sin embargo, ni Uruguay ni Paraguay tienen aún un presupuesto asignado para ello. En cambio sí lo tienen Argentina y Brasil, publicó El País de Montevideo.

Rivero agregó que en el presupuesto del país vecino se incluirá una partida para la Dirección Nacional de Aguas y Saneamiento, un organismo del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

La profundización de las investigaciones se demostraron como necesarias al saberse que los recursos del Sistema Acuífero Guaraní no son renovables, como por mucho tiempo se creyó. Sin embargo aún no se sabe si el recurso hídrico se terminará en un plazo de 100, 200 o 500 años.

"Desinterés" argentino

Un consultor independiente que trabajó en el proyecto advirtió sobre la necesidad de ahondar en los estudios y dijo haber percibido falta de voluntad política de hacerlo por parte de Argentina.

"Como consultor independiente en distintas reuniones en las que participé tuve la percepción de que había desinterés a nivel político por parte de Argentina para seguir dándole impulso al proyecto en su segunda fase. Esto no parecía ser casual, sucedía en medio del conflicto binacional por Botnia. Del lado brasileño había mucha buena voluntad; se notaba un mayor entusiasmo", dijo el hidrogeólogo Danilo Antón.

El especialista uruguayo es, de algún modo, el padrino del proyecto. En 1996 propuso que a la reserva de agua subterránea se le llamara "Guaraní".

Comentá la nota