Se demorará la definición del porcentaje de uva para mosto

Se demorará la definición del porcentaje de uva para mosto
Para el titular del INV, Guillermo García, la demora se debe a que los números de la cosecha no son los esperados.

Una de las decisiones más importantes que cada año toman en conjunto los gobiernos de Mendoza y San Juan, es cuánta uva de la cosechada en la temporada se destinará a la elaboración de mostos.

Esta acción busca principalmente regular el mercado vitivinícola y garantizar otras variables como los precios de la uva y la rentabilidad de los productores.

Para más datos, en 2008, debido a las características de la producción, fue aproximadamente un 30% el total asignado.

Este año, con una cosecha pronosticada de un 3,3% menos con respecto a 2008, pero con un 15% en Mendoza frente a un año considerado “normal”, como lo fue 2007, aún no hay definiciones.

Para Guillermo García, presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), esto se debe a que la menor cantidad de uva recolectada que se esperaba, “aún no se nota”, incluso, en algunas variedades, “hasta hay más de lo que habitualmente se cosecha para esta época”, la novena semana de la vendimia.

Las explicaciones de esta especie de fenómeno, ante un panorama que se perfilaba como de menor producción, están dadas fundamentalmente por la cuestión climática.

“Parece como si se hubiera adelantado la cosecha”, indicó García y agregó que tal vez “el exceso de calor y las altas temperaturas” contribuyeron a que hubiera más uvas en estos días.

Según el informe periódico de cosecha del INV, al finalizar la semana 9 de vendimia, incluido el 1 de marzo, se recolectaron en Mendoza 208.871.295 kilos de uva. El total del país, según la misma fuente, es de 452.500.548 kilos, en tanto que San Juan cortó racimos por 184.581.214 kilogramos.

Entonces, como dijo el funcionario, “es prematuro arriesgar un dato final de cosecha y mucho menos del destino posterior de la uva”.

De todos modos, García insistió en que los datos pronosticados no son erróneos con respecto a una temporada “normal”, como fue la del año 2007. “Lo cierto es que habrá más de 500 millones de kilos menos para esta temporada”.

Este dato se acerca bastante a lo que muchos productores y empresarios afirman al decir que es cerca de un 20% menos de producción. Para el INV “será del 15% la merma”.

Esta baja, sin dudas influirá en la comercialización de vinos, aunque no como una cuestión negativa, ya que “de alguna forma se compensará el posible menor precio internacional”, afirmó el jefe nacional del vino, ya que “la menor producción se trasladará al precio”.

Pero aún restan otros elementos a considerar, como el precio final de la uva, que aún puede lograr variaciones en más, según algunos trascendidos o las reales condiciones del mercado en el marco de la crisis global, que por ahora sólo se basa en especulaciones.,

Comentá la nota