Demoran la jubilación de jueces

El Ejecutivo no envió la ley y dicen que es por dudas y molestias de Gioja.
Por ahora, el recambio en la Justicia seguirá esperando. El proyecto de ley que le permite a los jueces jubilarse con el 82 por ciento, en lugar del tope salarial de 3.500 pesos que rige hoy, quedó momentáneamente en el freezer. Estaba previsto que el Ejecutivo enviara la iniciativa a la Cámara de Diputados después de las elecciones, pero todavía no lo hizo y tampoco hay señales de que lo vaya a hacer en los próximos días. Fuentes calificadas reconocieron que el tema está demorado y aseguraron que se debe a dos razones: el gobernador José Luis Gioja tiene dudas porque hay magistrados en edad de jubilarse que no se quieren ir e impiden una renovación; y está molesto por la morosidad del Poder Judicial en la resolución de causas, sobre todo las de mayor conmoción social.

El proyecto en cuestión aprueba el convenio que firmó la provincia con la ANSES en 2008 autorizando que los jueces sanjuaninos se vayan con el 82 por ciento móvil y no con el tope salarial. Además, les permitiría pagarle en cómodas cuotas -se habla de 30 a 60- a la AFIP la diferencia de aportes entre un régimen y otro.

En conclusión, se trata de una norma clave para que en Tribunales se genere una cantidad inédita de vacantes y una renovación histórica de jueces, dos cosas que reclaman a gritos la mayoría de los actores judiciales. Sucede hay al menos 25 jueces y más de 100 funcionarios judiciales -secretarios y prosecretarios- que están en edad de retirarse y que se negaban a hacerlo, porque con el límite que fijó Domingo Cavallo pasarían a cobrar mucho menos de lo que perciben estando en actividad.

El gobernador José Luis Gioja había dicho en febrero que la iniciativa iba a ser enviada a la Legislatura después de la parada electoral del 28 de junio, pero lo cierto es que todavía está en los despachos del Ejecutivo. "Por ahora no hay una fecha para mandar el proyecto", confiaron fuentes de ese Poder.

El principal freno responde a que hay algunos jueces en condiciones de jubilarse que han hecho saber que, a pesar de la ley, se van a ir cuando ellos quieran, haciendo uso del principio de inamovilidad. Según dijeron las fuentes, esto ha provocado malestar y dudas en Gioja acerca de la conveniencia o no de implementar el régimen ya, debido a que uno de los objetivos fundamentales de las gestiones que hizo en la ANSES por destrabar la situación es abrir una vía para que se pueda renovar el sector más envejecido de la magistratura. Tema que reclaman abogados, justiciables y que hasta algunos integrantes de la Corte de Justicia dicen que es vital para darle más ritmo a la tramitación de los expedientes.

El otro freno, contaron las fuentes, pasa por el enojo que hay en el Ejecutivo a raíz de las demoras que hay en la Justicia a la hora de resolver las causas, lo que ha provocado verdaderos escándalos que la sociedad salió a reprochar. El caso más emblemático fue el de Alejandro Pereyra, el ex policía acusado de intentar asesinar al empresario Hugo naranjo, que estuvo a punto de recuperar la libertad porque vencieron plazos en la Justicia. En su momento, el gobernador confesó estar indignado con el tema.

Por ahora, todo es incertidumbre. Nadie en el Ejecutivo pudo precisar cuando será enviado el proyecto de ley a Libertador y Las Heras para que los analicen los diputados.

Mientras tanto, en el Colegio de Magistrados se mostraron preocupados. Su presidente, Juan Carlos Peluc, aseguró desconocer que magistrados no se quieran ir. Por el contrario, contó que "en estos días nos preguntan qué pasó con la ley, porque están esperando que salga para jubilarse". El camarista anunció que "posiblemente la semana que viene pidamos una reunión con Gioja para ver qué pasó".

Comentá la nota