Se demora la iniciativa para construir una deshidratador

La petrolera Refinor y los ingenios tucumanos debaten los detalles del acuerdo marco. Los industriales del sector azucarero afirman que la iniciativa avanza con lentitud. El Banco Macro les ofreció financiamiento
Diferencias entre la petrolera Refinor y los ingenios tucumanos demoran la conformación de la empresa que será la encargada de administrar una deshidratadora de alcohol que tendrá como propósito abastecer del derivado de la caña al esquema nacional de biocombustibles, que comenzará en enero de 2010. La nueva compañía estará integrada en un 45% por Refinor, en un porcentaje similar por los ingenios, y un 10% tendrá el Estado provincial.

"Las partes están discutiendo sus respectivas posiciones. Refinor será el operador de la nueva compañía, y los ingenios buscan que se preserven ciertos derechos propios", deslizó el secretario de Desarrollo Productivo, Jorge Feijóo.

El proyecto demanda una inversión de U$S 18 millones para la planta en sí misma, y de otros U$S 12 millones para que los ingenios mejoren su capacidad de destilación de alcohol.

El presidente del Centro Azucarero Regional de Tucumán (CART), Julio Colombres, opinó que la iniciativa para la construcción de la deshidratadora que controlarán Refinor y los ingenios avanza con lentitud. "En nuestro caso particular, nos acaban de llegar desde la Secretaría de Energía de la Nación detalles sobre un proyecto individual que presentamos nosotros para deshidratar alcohol. De manera que si no prospera la iniciativa conjunta, avanzaremos con el plan propio", advirtió el industrial azucarero. Adelantó, además, que funcionarios del Banco Macro informaron que tienen líneas de crédito a disposición de los azucareros para la construcción de plantas deshidratadoras o para la ampliación de destiladoras de alcohol.

Feijóo sostuvo que el proyecto de la megadeshidratadora muestra avances, pero reconoció que él esperaba que para esta fecha las negociaciones ya estarían concluidas.

Dudas

Frente a las demoras, persisten las dudas sobre si el programa de biocombustibles podrá iniciarse en los plazos previstos. Según los azucareros, las petroleras presionan para que se postergue la puesta en marcha del esquema, dado que en enero no se contaría con los volúmenes de alcohol necesarios para mezclar con las naftas.

Para abastecer al mercado nacional, se requerirán 270 millones de litros de alcohol anuales.

En el seno del sector azucarero también hay discrepancias. Desde el CART se cree que efectivamente no se dispondrá del alcohol suficiente como para empezar el 1 de enero a abastecer a las petroleras, y que por lo tanto habría que posponer el lanzamiento del programa. No obstante, autoridades del Centro Azucarero Argentino (CAA) opinan que no se debería demorar el inicio del plan, y que se debería arrancar aunque sólo sea con mezclas en naftas premium, para luego ir avanzando con el resto de los combustibles. La decisión final sobre la forma en que se desarrollará el esquema de biocombustibles en la Argentina quedará a cargo de la Secretaría de Energía de la Nación.

Comentá la nota