Se demora la discusión para obtener un préstamo del BID.

Cristina se reunió con su titular. Se habla de una línea de US$ 1.500 millones.
El anuncio de un nuevo crédito a la Argentina del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) viene con suspenso. Fuentes de la delegación argentina precisaron ayer en esta ciudad caribeña que el préstamo oscilaría entre US$1.500 y US$ 1.860 millones. Pero, pese a las expectativas, la presidenta Cristina Kirchner no comunicó formalmente ayer la novedad, si es que la hubo.

Que el préstamo está en ciernes lo anticipó hace dos días aquí el titular del BID, Luis Alberto Moreno. Y ayer lo confirmó. Dijo que "estamos en eso, vamos a hacer algo muy grande en materia social". Consultado por la agencia DyN cuando abandonaba muy apurado el Hotel Hyatt, Moreno estimó la cifra del préstamo en torno a los US$ 1.500 millones.

Cristina había hablado con la prensa argentina antes de verse ayer con Moreno pero no quiso anticipar nada, y pidió esperar a que terminara esa reunión. Lo cierto es que el encuentro a solas con el funcionario colombiano duró sólo diez minutos y Cristina no volvió a hacer declaraciones después.

En la mañana, sin embargo, la Presidenta despejó dudas de otro tema mayor de la región: quién tiene que hacerse cargo de la capitalización que se espera del BID: "Estados Unidos es el que fondea el BID. Si fuera por Moreno (el dinero) ya estaría hace rato", reveló.

Por eso, uno de los pedidos de Cristina en esta Cumbre al presidente Barack Obama, fue que se dotara de fondos al BID. Lo expresó en su discurso de apertura y también ayer en la reunión grupal de los 12 países miembros de la Unasur con el estadounidense.

La cifra que circula desde la Asamblea del BID celebrada en Medellín hace veinte días es de US$ 180.000 millones; Moreno ha dicho que espera poder prestar US$ 18.000 millones al año en forma sostenida.

"Obama dijo que lo va a estudiar. Tiene que ser en forma muy breve, rápido", dijo Cristina ayer. La Presidenta sostiene que la economía argentina, y las latinoamericanas en general, han crecido en gran modo los últimos años pero que esa expansión se ve amenazada por una crisis ajena a la región, con origen en Wall Street. El fondeo del BID, para que pueda seguir prestando a la región, sería en su óptica un aspecto del "liderazgo responsable" que reclamó al presidente Obama.

"Necesitamos planes de infraestructura, de salud, educación, y capacitación laboral, que son las líneas que puede dar el BID para esta emergencia", señaló.

Cristina también le planteó a Obama la conveniencia de una "ayuda económica" a la región, como parte de "una solución al problema estructural que tiene Estados Unidos en el tema migratorio".

Aunque no se concretó finalmente el anuncio esperado, la Presidenta siguió aceitando sus contactos con organismos de crédito multilaterales.

Por la tarde se reunió con Pamela Cox, vicepresidenta para América latina y el Caribe del Banco Mundial.

Comentá la nota