Se demora la devolución de la retención del vino y mosto.

La Nación decidió que la plata la manejen las provi

ncias vitícolas en lugar de la Coviar. Diseñan proyectos.

Pese a la impaciencia del sector privado, aún no se implementó un mecanismo para que el 50% de los derechos a la exportación de vinos y mostos llegue a los productores pequeños y medianos, como prometió la Nación.

La causa de la demora es que ahora esa plata -55 millones de pesos- no la manejará la Corporación Vitivinícola Argentina como se dijo en marzo pasado, sino los gobiernos provinciales vitivinícolas, con la supervisión de la Secretaría de Agricultura de la Nación.

Ayer el Ministro de Producción de San Juan, Raúl Benítez, dijo que en esa cartera ya tienen planes para usar los fondos en planes de reconversión de riego, seguro agrícola y modernización de cultivos. Y que una vez que estén armados los proyectos, se elevarán a la cartera que conduce Carlos Cheppi en la Nación, porque es el titular de Agricultura quien deberá aprobarlos en cada una de las provincias.

Pero aún no hay definiciones acerca de si el reparto de los montos va a ser equitativo para todas las provincias, proporcional a los proyectos presentados o incluso por superficie cultivada, otra de las alternativas que se barajan.

"Hemos quedado que vamos a pensar todas las partes y en un tiempo volveremos a reunirnos para avanzar en los proyectos", dijo ayer Eduardo Sancho, vicepresidente de la Coviar.

Al respecto, el ministro Benítez dijo que "no se tardará tanto tiempo" y que en el segundo semestre se empezarán a usar los fondos de las retenciones.

Impaciencia

Mientras tanto, en el sector privado ya comenzaron a alzarse algunas voces de impaciencia. "Hace tiempo que dijeron lo de las retenciones, pero nunca se concretó", dijo el fin de semana Jorge Rives, gerente de Mosto Mat y ex presidente de la Cámara de Productores y Exportadores de Mosto. "El sector tiene altos costos internos como por ejemplo el derecho a las exportaciones que primero iba a bajar y luego que iba a volver al productor chico y nunca se hizo", agregó el empresario.

En efecto, el primer anuncio respecto a una posible rebaja a las retenciones del vino y del mosto se hizo en diciembre de 2008. Tres meses después, (ver aparte) la presidenta dijo en la Fiesta de la Vendimia en Mendoza que se iba a seguir cobrando el 5% del arancel al exportador, pero que el 2,5% de ese importe -que equivale a unos $55 millones- se iba a destinar a los productores pequeños y medianos. En aquel momento se anunció que esa plata si iba a sumar al crédito de 50 millones de dólares del BID para desarrollar el plan de integración al pequeño productor que tiene la Coviar.

"En un principio todos pensamos que el exportador en vez de pagar derechos de exportación del 5%, pagaría el 2,5%. Como eso no pasó, la Coviar nos dijo que esa parte en vez de rebajarla se iba a destinar al plan de integración de pequeños productores, pero tampoco pasó", se quejó ayer Sergio Colombo, gerente de la Cámara de Mosteros.

La decisión de que los fondos de las retenciones lo manejen las provincias en vez de la Coviar lo comunicó la ministra de producción Débora Giorgi, el 2 de junio pasado, a los miembros de la entidad del vino y los ministros de producción de las jurisdicciones vitivinícolas.

No obstante, esa información no fue claramente difundida hasta ahora. Ocho días después -el 10 de junio- la presidenta firmó el Programa de Asistencia a la Cadena de Valor Vitivinícola -donde quedó en firme ese cambio en el manejo de los fondos de las retenciones-, en un acto masivo al que asistieron además de gobernadores y Coviar, más de 250 pequeños productores vitivinícolas. Entonces, esa reforma quedó tapada por el anuncio presidencial del levantamiento de la prohibición de publicidad del vino, algo que había tenido muy preocupado a todo el sector vitivinícola.

Comentá la nota