Se demora el canje externo en medio de otro brote de pánico en los mercados.

Se demora el canje externo en medio de otro brote de pánico en los mercados.
La demora del Plan Obama no ayuda. Pero en el Gobierno son optimistas sobre las posibilidades de lograr otra operación exitosa, tras canjear el 100% a nivel local.
El lanzamiento del tramo internacional del canje de préstamos garantizados que inicialmente se iba a realizar ayer fue pospuesto hasta la semana que viene. En el Gobierno especulan que podría abrirse entre el miércoles y jueves próximos.

Todo dependerá de dos factores. El primero es que los mercados financieros internacionales se calmen un poco, dado que tanto ayer como anteayer fueron jornadas de extrema tensión en los principales centros mundiales por las dudas en el plan financiero de Obama.

El segundo factor es que si bien en el Ministerio de Economía que conduce Carlos Fernández tienen todo listo para presentar la operación, están esperando el guiño político desde la Casa Rosada para concretarlo. Y todo indica que el visto bueno podría llegar en los primeros días de la semana próxima.

El Gobierno apunta a lograr en el tramo internacional del canje una adhesión en torno al 50%. No será sencillo, y nadie en los pasillos oficiales se esperanza con obtener el 100% que rozó la operación a nivel doméstico. De lograr este 50% la administración de Cristina Fernández de Kirchner lograría posponer pagos por casi u$s 1.200 millones durante los próximos tres años. Se estima que en el exterior el stock de préstamos garantizados ronda los u$s 2.300 millones.

“Un tramo internacional es algo diferente. Tener, un nivel de aceptación del 100% como en el tramo local sería un resultado muy optimista”, indicó una fuente oficial. “Esta es una operación mucho más compleja y por eso aguardamos que el nivel de aceptación se encuentre entre el 40% y el 50%”, dijo el informante.

A cambio de los préstamos garantizados, el Gobierno le dará a los inversores del exterior un título denominado Bonar 2014. El mismo que entregó a los acreedores locales. Es un bono en pesos a cinco años de plazo y que tiene una tasa fija del 15,40% durante el primer año. Luego ajusta por la citada tasa Badlar más un plus de 2,75 puntos porcentuales.

Estímulos

Los inversores tienen varios estímulos para entrar al canje de préstamos garantizados. Estos instrumentos financieros ajustan por la subestimada inflación oficial. En cambio, los nuevos bonos están atados a la Badlar, la tasa que releva el Banco Central para depósitos a plazo fijo de más de un millón de pesos. Se trata de un indicador más creíble para el mercado.

Además, los préstamos garantizados son activos muy ilíquidos, con baja operación en los mercados. Mientras que el nuevo bono apunta a ser mucho más líquido. Y los inversores internacionales ahora tienen el precedente de que el tener el canje local una adhesión de prácticamente 100% si se quedan con los préstamos asumen el riesgo de mantener un activo cada vez más difícil de operar.

Comentá la nota