Demora la Cámara de Diputados un proyecto que Scioli considera "clave"

Apretado en los números el oficialismo en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires ya decidió limitarse a darle entrada solamente al proyecto que el Poder Ejecutivo sobre el blanqueo de capitales que guarda relación con la ley que sancionó el Congreso Nacional. Se trata de un proyecto sensible para el Ejecutivo que Daniel Scioli pretendía mostrar ‘cuanto antes’.
La iniciativa que acaban de postergar en Diputados, espera desde las últimas jornadas del pasado año, cuando el Ejecutivo lo giró a la Cámara baja, y propicia establecer un régimen de crédito fiscal con el objetivo de promover la realización de inversiones en la provincia de Buenos Aires.

El presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja, Franco Laporta desarrollo una intensa actividad en la jornada de hoy para trabajar algunas modificaciones que surgieron luego de la reunión de la Comisión de Presupuesto en el día de ayer.

Ahora, las gestiones seguirán con un ritmo más tranquilo en los próximos días. Tranquilas, pero no fáciles. Es que el proyecto cosechó una fuerte oposición en la Cámara de Diputados, incluso dentro del oficialismo.

El presidente del bloque de diputados radicales, Ricardo Jano, manifestó su oposición al proyecto de crédito fiscal con el objetivo de promover la realización de inversiones en la provincia de Buenos Aires, por considerar que “dicha iniciativa viene a consecuencia de la vergonzosa ley de blanqueo y supuesta repatriación de capitales votada por la nación, en la cual el estado nacional se hace cómplice del narcotráfico, narcoterrorismo, etc”.

También el felipismo filtró que se opondrán al a medida. Nacidos al calor de la oposición al gobierno nacional –deslizan- tampoco van a acompañar una iniciativa con explícito sello K. Ricardo Giacobbe, Osvaldo Mercuri, Ismael Passaglia, Patricia Rocca, Rodolfo Di Pascuale, Mario Cura, Adalberto Simón, Nidia Burstein y Marcelina Pérez de Ibarra, están en ese grupo.

Desde el Pro y la Concertación también manifestaron su desacuerdo con el proyecto enviado por Scioli y esperaban que las modificaciones los hicieran cambiar de idea, aunque se veía poco margen. De dominó: si Macri no lo impulsó en Capital, mal podrían sus delegados bonaerenses acompañar la iniciativa.

El proyecto del Ejecutivo provincial se funda, reiterativo, en la necesidad de oxigenar la economía bonaerense, particularmente en términos de la inversión: “Las economías globales están experimentando una desaceleración. La crisis iniciada en agosto de 2007 en Estados Unidos ha trascendido las fronteras comenzando a impactar en las economías en desarrollo” se aclara.

Frente a ese panorama, el Gobierno Nacional diseñó un conjunto de mecanismos tendientes a promover políticas macroeconómicas contra cíclicas para atemperar las consecuencias de una posible recesión de la economía mundial, entre las cuales se encuentra el “Régimen de Normalización Tributaria; Promoción y Protección del Empleo Registrado con prioridad en Pymes y Exteriorización y Repatriación de Capitales” recientemente sancionado por el Congreso de la Nación.

En ese marco orientado a fortalecer la economía real, la Ley que propone Scioli implica un instrumento para hacer lo propio en el ámbito local, “estimulando y favoreciendo la realización de inversiones en la provincia de Buenos Aires que asociadas con una mayor productividad, permitirán aumentar el nivel de empleo, de actividad económica y la competitividad de los productos bonaerenses” según se afirma en los considerandos.

Los sujetos comprendidos en el articulado, los inversionistas, obtendrán el reconocimiento de un crédito fiscal equivalente al uno por ciento (1%) del importe de la inversión que realicen en la provincia de Buenos Aires.

El crédito fiscal que corresponda, se instrumentará mediante certificados que se emitirán al efecto. El cupo de tales certificados será de hasta la suma de pesos doscientos cincuenta millones ($250.000.000).

Comentá la nota