Demolerán los balnearios de Pinamar

Habrá solamente estructuras de bajo impacto ambiental. Las construcciones, a cargo de los futuros concesionarios, deberán estar listas antes de diciembre de 2010.
Durante 2010 dejarán de existir todos los actuales balnearios de Pinamar. Al menos, ése es el espíritu del anteproyecto presentado ayer por el gobierno municipal tendiente a reducir la erosión costera que amenaza con llevarse el principal recurso turístico: la playa.

La medida forma parte de un plan de manejo integrado del frente marítimo que contempla además otros aspectos como la reducción del existente estacionamiento público y la construcción de un paseo peatonal a lo largo de avenida del mar.

En coincidencia con el vencimiento de las actuales concesiones de las Unidades Turísticas Fiscales (abril de 2010) se realizará un nuevo llamado licitatorio para la explotación de 49 espacios comprendidos entre Cariló y el límite con el Partido de La Costa. Los nuevos balnearios deberán ser de madera sobre pilotes en la playa aunque se prevén excepciones para el sector de cocina y baños, lugares donde podrá haber construcciones de cemento. Tendrá una distribución en ocho sectores en los que se trabajará para la protección y recuperación de médanos con un tratamiento especial en los sectores de alta vulnerabilidad.

La determinación, que será sometida al Concejo Deliberante, representa un cambio en la política aplicada hasta el momento respecto al tema: en los últimos años sólo se aprobaron renovaciones precarias que permitieron prorrogar parcialmente las concesiones a los prestadores. Bajo la gestión del ex intendente Blas Altieri se convocó a entidades intermedias a integrar un proyecto de gestión participativa que derivó en la contratación de la Universidad Nacional de La Plata para la realización de un estudio técnico sobre el manejo costero de Pinamar. Luego de varias discusiones quedó sin ser llevado a la práctica.

Según indica el proyecto de ordenanza las disposiciones ?se sustentan en la protección y recuperación del frente marítimo? además de la ?readecuación de las infraestructuras existentes, completamiento y extensión de la red de desagües pluviales, aprovisionamiento de agua potable y red de desagües cloacales?. También se dispone ?el reordenamiento del tránsito, establecimiento de sendas peatonales, delimitación de áreas de estacionamiento y promoción del transporte público?. En cuanto a la zonificación, se clasificará a los balnearios en Espacio Turístico Fiscal (sombra, gastronomía y otras actividades), Playa Pública (libre uso y circulación), Playa Franca (circulación de vehículos 4x4), Espacios Circulatorios (vehicular o peatonal) y Parque Marítimos (espacios verdes concesionados u públicos para espectáculos).

De acuerdo a las concesiones se clasificarán en Unidad Turística Fiscal de Playa (servicios de sombra y gastronomía), Unidad Turística Fiscal (práctica de turismo aventura con servicios mínimos) y Unidad Turística Fiscal Parador (gastronomía mínima y provisión de sillas y reposeras con estructuras temporarias).

El proyecto de frente costero presenta como antecedente la utilización de un sistema de recupero de playa mediante la colocación de enquinchados en distintos sectores de la playa. Los mismos, según precisaron desde el municipio, permitieron ?la formación del pie de médano producto de la retención de arena como consecuencia acción de los factores climáticos. Con esto queda claro que el trabajo de enquinchado ha dado resultados altamente satisfactorios, recuperado veinticinco mil metros cúbicos de arena en cuatro kilómetros de costa?.

Comentá la nota