Re Democratico: El intendente de Lago Puelo impidió que una plaza lleve el nombre de Alfonsín

El intendente de Lago Puelo, Iván Fernández, decidió vetar una ordenanza que había sido aprobada en forma unánime por el Concejo Deliberante, y que daba a una plaza el nombre del ex presidente Raúl Alfonsín.
Además dispuso a través de una resolución, que se quite el nombre del dirigente radical Mario Abel Amaya, que al cumplirse 30 años de su muerte se le había dado en 2006 a la sala de sesiones del cuerpo legislativo local.

La información se conoció ayer, cuando ingresó al Concejo Deliberante el veto a la ordenanza 38/09 que ponía a una plaza el nombre de Raúl Alfonsín, según se expresa en los fundamentos, «sin entrar a juzgar los méritos, aciertos y/o desaciertos del político radical, Raúl Alfonsín, y respetando el cariño que por él sienten especialmente sus correligionarios, debemos hacer honor a la verdad, admitiendo que el regreso al sistema democrático a partir del ’83, fue obra de unos y otros».

Para el Ejecutivo municipal, la medida rompería con la tradición local, y «propiciaríamos que los simpatizantes de otras agrupaciones políticas, las cuales cuentan también con sus notables, planteen también su derecho a incluir sus nombres en la nomenclatura de calles, plazas u otros lugares públicos de nuestra localidad».

Se sostiene que eso es lo que «precisamente deseamos evitar en aras de la buena vecindad y en respeto a la libertad de opinión y de ideas», y se aclara que «esto de ninguna manera tiende a desmerecer la tarea de Alfonsín ni de ningún otro líder político».

Al mismo tiempo se conoció ayer otra decisión de Iván Fernández, de dejar sin efecto la resolución municipal 26/06, por la cual la sala de sesiones del Concejo Deliberante llevaba el nombre del abogado radical Mario Abel Amaya, desde el año 2006, cuando se cumplieron 30 años de su fallecimiento, en un acto del que participó Hipólito Solari Yrigoyen.

En este caso, la fundamentación estipula que «la localidad de Lago Puelo desde sus inicios, ha adoptado el criterio de no poner en los espacios públicos, nombres de referentes políticos partidistas, a los efectos de no herir susceptibilidades y respetar de esta manera la diversidad de ideologías y pensamientos».

Al considerar que la resolución «no se condice con la tradición de nuestro pueblo que exhortamos a preservar», se concluye que «no es necesario que la Sala de Sesiones lleve denominación alguna, como ocurriera históricamente».

Comentá la nota