Demandas, especulaciones Y la necesidad de nuevos acuerdos

Una secuencia de acontecimientos, decisiones y arremetidas sectoriales favorecieron la generación de un clima enrarecido en la provincia y promovieron las más diversas teorías especulativas y oportunistas, muchas de las cuales murieron por su propia inconsistencia.
Aún así queda claro que existen factores que generan y sostienen este ambiente. De nada sirve ubicarse en posiciones extremas: ni hablar de panacea ni hablar de anarquía. Lo que existen son dificultades y demandas de solución. Tal como sucede en Córdoba, distrito agobiado por la crisis o Chaco, sometido a una pobreza estructural.

Al margen de estos casos, el hecho desencadenante en Jujuy, la punta del iceberg, fue la renuncia de dos funcionarios de relevancia como Vicente Apaza y Miguel Lembo.

Pero la situación se desbocó, aún sin que los más lúcidos analistas pudieran advertirlo, por una sencilla razón: el impacto de la crisis nacional en las finanzas provinciales (mucho mayor de lo que el común de gente estima) potencia las sensibilidades, la disparidad de opinión, las posiciones internas en el peronismo y el gabinete provincial y promueve, básicamente, un clima de incertidumbre que se extiende como reguero de pólvora en la sociedad. Ese fue el ambiente que favoreció la aparición de teorías especulativas, no sin antes dejar de reconocer la mano de algunos que, con intencionalidad política, hicieron viento para que no se apague la brasa del conflicto.

Aún más. Como si fuera poco, las organizaciones sociales, algunas de las cuales parecen vivir en la estratosfera de la realidad nacional y provincial, sumaron razones para la incertidumbre en clara sintonía con el Frente de Gremios Estatales aunque, claro está, estos últimos dieron muestras de mayor racionalidad.

Sería absurdo no reconocer que existen necesidades concretas que alimentan estas demandas, aunque la pregunta central es la siguiente: ¿Qué prioridades atender y con qué urgencia en medio de un escenario de escasez? Esa fue la cuestión que el propio Gobernador junto al vicegobernador, Pedro Segura;diputados del Bloque del PJ y los ministros Pablo La Villa, Eduardo Rodolfo Alderete, Hugo Tobchi y antecesor, Miguel Lembo, intentaron responder en la medianoche del día miércoles en el Salón Fascio de Casa de Gobierno. Allí el acuerdo fue por mayoría: que prime la previsibilidad y la cordura, sin rifar la provincia. Ergo, prepararse para recibir los embate de sectores radicalizados.

Nadie se equivocó, Aparecieron los embates y la tensión. Pero también aparecieron los rumores y las operaciones de la política. Como puede verse, un escenario que no le es ajeno a la historia reciente de Jujuy y que asoma en la memoria colectiva cada vez que se crispan los ánimos.

EL ROL DEL PJ

Pero existe una característica particular de este nuevo tiempo, que no apareció en el pasado reciente: por un lado la capacidad hacedora del Gobierno en temas como obra pública y contención social y, por otro, la prevalecía de un núcleo duro en la conducción del PJ provincial. Fellner, Jenefes y Segura saben que el éxito de la gestión de Barrionuevo, más allá de los candidatos, está íntimamente relacionado con las posibilidades de triunfo del peronismo en 2011. Por eso ninguna decisión es una decisión individual: ni la estrategia de negociación salarial, ni la designación de Hugo Tobchi. Todas son decisiones compartidas y discutidas entre los más altos dirigentes del oficialismo. Entre ellos existe un razonamiento simple: saben que la división y la conflictividad amplifican las posibilidades de Gerardo Morales de llegar a la gobernación. Por eso, los que actúan favoreciendo ese posible escenario, son considerados -por lo bajo- insidiosos a la causa.

Nadie puede dudar, a esta altura del partido, que la vida política no es ajena a mezquindades e intereses particulares. Mucho menos pedir que sus actores, directos e indirectos, actúen como blancas palomas respetando la voluntad de la superioridad. Sería una fantasía.

Ahora bien, de lo que se trata es de asumir responsabilidades y advertir que las decisiones, diferencias y embates, lejos de estar ceñidas únicamente al ámbito del peronismo, tienen un efecto directo y palpable en la sociedad, en la gente y sus necesidades. Allí es donde se pagan las consecuencias de algunas inquietudes y no en las mesas de café de calle Belgrano.

Será entonces, en este tiempo de reflexión que proponen las fiestas de fin de año, el momento oportuno para que se pongan las barbas en remojo, se analicen nuevas estrategias y conductas y se avance en planificaciones a futuro que permitan responder a una sola pregunta: ¿El 2010 nos encontrará a los jujeños, unidos o enfrentados?

NFORME DE COYUNTURA

A la espera de fondos fuera

del régimen coparticipable

El Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Jujuy, presidido por Blanca Julia Juárez, dedujo que la administración provincial apuesta a la recepción de recursos no incluidos en el régimen de coparticipación, atento a la improbable disponibilidad de los $ 2.839 millones previstos en el presupuesto 2010 en concepto de coparticipación bruta.

Observó que si en el presupuesto 2009 ejecutado sólo se recibirán hasta el 31 de diciembre a lo sumo $ 2.061 millones, el aumento proyectado para el ejercicio próximo sería del 40 %, lo cual es absolutamente imposible, toda vez que en el presupuesto nacional aprobado para el 2010 solo se contempla que las remesas de la Nación a las provincias aumentarán en un 6 %.

El análisis se encuadarará en el Informe de Coyuntura que habitualmente elabora el Consejo, el cual se desarrolla bajo los términos que a continuación se detalla:

Finaliza el año con señales contradictorias sobre la evolución de la situación económica mundial.

En Europa, Alemania y Francia muestran signos de leve recuperación. Estados Unidos termina el año con el peor desempeño de su economía en siete décadas. China acaba de anunciar los riesgos de su sobrecapacidad industrial en acero, cemento y vidrio, la oferta supera ampliamente a la demanda.

En los primeros 10 meses del año la producción de acero crudo alcanzó 472 millones de toneladas e incidió fuertemente en la fluctuación de los precios en el mundo, teniendo en cuenta que el total de la producción global fue de 982 millones de toneladas. Esto implica que la crisis de superproducción relativa de bienes sigue siendo la base de la crisis económica y financiera mundial.

Nuestro país, favorecido por la recuperación de los precios de algunas materias primas, presenta una situación general menos grave de la que se preveía a comienzo del año. La cosecha final de soja rondara los 54 millones de toneladas y la rentabilidad mejorará respecto al 2008, debido a una baja importante de los costos de producción. Esta situación tiñe una parte importante de la economía nacional, en tanto Argentina es principalmente un país agro exportador. Se recupera la producción de maquinaria agrícola, con aumento de la demanda interna e internacional. No obstante por la crisis de la economía local se han perdido aproximadamente 400 mil empleos en blanco y una cantidad similar de empleos no registrados. La pobreza y la indigencia continúan en crecimiento, dado que, por el crecimiento vegetativo de la población, quienes están incorporándose a la población demográficamente activa no encuentran posibilidades de empleo proporcional.

FINANZAS LOCALES

El tema de las finanzas publicas esta centrado en el proyecto de presupuesto para el año que se avecina. Señalamos algunos aspectos relevantes.

El total general del proyecto de presupuesto 2010 es de $ 4.173 millones. Superior en $ 813 millones respecto al aprobado para el año 2009 que era de $ 3.360 millones. Se trata de un aumento del 24,4 %.

En el presupuesto 2009 se calculó que la base de las remesas de Nación en todo el año serían de $ 2.622 millones por coparticipación bruta. La realidad es que hasta el 18 de diciembre de 2009 sólo se recibió $ 1.971 millones.

El presupuesto 2010 estima que de coparticipación bruta se recibirán $ 2.839 millones. Si en el presupuesto 2009 ejecutado sólo se recibirán hasta el 31 de diciembre, a lo sumo $ 2.061 millones, el aumento sería del 40 %, lo cual es absolutamente imposible, toda vez que en el presupuesto nacional aprobado para el 2010 solo se contempla que las remesas de la Nación a las provincias aumentarán en un 6 %. La lógica indica que se esperan recursos por fuera del circuito propio del régimen de coparticipación.

La provincia dependerá en un 87 % de los recursos de origen nacional. Este porcentaje surge de comparar los $ 2.839 millones que se presupuesta se recibirán de Nación, con los $ 369 millones que se estiman recaudar con tributos de origen provincial (Ingresos Brutos, Inmobiliario, Sellos y otros). Preocupa en este sentido que el equipo de ingresos públicos que había logrado una mejora sustancial de la administración tributaria se alejara de su función.

Para poder cubrir las necesidades del gasto se buscará financiamiento por $ 771 millones, siendo necesario para ello la sanción de una Ley provincial que autorice ese endeudamiento con mayoría agravada de 32 votos.

En sueldos al personal de la administración publica, sumado lo de administración central y el 70 % de las transferencias a Municipios, se estiman erogaciones por $ 2.336 millones. Esto significa un aumento del 21 % respecto del gasto 2009. El gasto en personal representa el 73 % del total de los recursos presupuestados, sumados los de origen nacional y provincial. En el 2009 lo presupuestado en sueldos era el 66 % del total de recursos, termina en el 2009 siendo un porcentaje superior debido a la caída de los recursos nacionales.

La amortización de deuda a pagar en el 2010 se estima en $ 426 millones, de lo cual $ 382 millones son pagos de amortización al Tesoro de la Nación. Las deudas a pagar por juicios al Estado se presupuestan en $ 15 millones. Se recibirán 42 millones para el subsidio al transporte automotor.

Comentá la nota