Una demanda que sigue en ascenso

Recién después de reunirse con el gobernador Binner y "ser escuchados" por uncionarios provinciales, los manifestantes de la Corriente Clasista y Combativa suspendieron la protesta. Reclaman planes sociales, becas de estudio y vivienda.
La Corriente Clasista y Combativa (CCC) levantó anoche el acampe que había montado en las últimas horas del jueves en la plaza San Martín, frente a la sede de gobierno provincial, en reclamo de planes sociales, becas de estudio, viviendas y "una vida más digna", porque según explicaron "la gente vive en extrema pobreza y pasa hambre". La determinación la tomaron en asamblea, luego que el gobernador Hermes Binner los recibiera personalmente en la sede local del ministerio de Desarrollo Social santafesino, tal cual lo habían solicitado los manifestantes. "Fue muy positivo lo que pasó, logramos ser escuchados. Pudimos establecer ciertas pautas de trabajo en conjunto que nos van a permitir entablar el contacto y la discusión con Nación de otra manera. No vamos a estar tan solos; esto nos expresaron, vamos a ver cómo funciona en la práctica", dijo a Rosario/12 Eduardo Delmonte, uno de los máximos referentes de la CCC luego del encuentro.

Luego de casi 18 horas de permanencia en la plaza San Martín, y de exigir ser atendidos por el gobernador, los más de 1500 manifestantes convocados por la CCC, decidieron desarmar las precarias carpas que habían armado la noche anterior, a la espera de respuestas.

Finalmente, pasado el mediodía de ayer, Binner, junto al ministro de Desarrollo Social, Pablo Farías, recibió en la sede de 27 de Febrero y Alvear a un reducido grupo de manifestantes que tuvieron oportunidad de plantear las necesidades de más de 300 familias de los barrios más vulnerables de Rosario. "Se mostraron dispuestos a poner algo de ellos para ir resolviendo el tema", dijo Delmonte.

En ese encuentro se acordó comenzar a trabajar en lo solicitado. La provincia armó un listado con las necesidades básicas y las posibles soluciones y se comprometió a plantear la situación con cada área, siendo las más solicitadas Salud y Educación.

Según expresó el líder del movimiento, al gobernador se lo notó "preocupado por la situación social, por la crisis en la que estamos y por lo que se viene, partiendo de la base que se va a profundizar esta situación y que estamos pasando por un mal momento, estuvo de acuerdo en todo esto y dijo que nuestras demandas son totalmente justas".

Además, indicó que desde la provincia plantearon las dificultades que tiene el gobierno. "Nos explicaron que el 65 por ciento de los ingresos que tiene el Estado provincial viene de la coparticipación y el 35 de ingresos provinciales. El ingreso impositivo nacional ha caído un 14 por ciento y eso los afectó; o sea que tienen problemas para avanzar por cuenta propia, pero la intensión la tienen".

En cuanto a las demandas planteadas desde la CCC, estuvieron básicamente relacionadas con "300 nuevos puestos de trabajo, que no cubren la totalidad, pero fue lo solicitado", y unas "1200 becas para el nivel primario", entre otro temas referidos a tierras y viviendas. "Es necesario avanzar contra el hambre y la indigencia en Santa Fe. Esto en la provincia se tiene que eliminar, porque hay recursos y se puede reducir la pobreza. Nosotros les explicamos que estamos dispuestos a participar y a discutir y organizar un plan de trabajo alrededor de eso". También, se discutió el tema del incremento de la ayuda alimentaria, porque "la demanda en los barrios cada vez crece más y los recursos no son suficientes. Estamos con expectativas por las reuniones con los diferentes ministerios y esperamos respuestas concretas", concluyó Eduardo Delmonte.

El junio, los manifestantes estuvieron acampando en las puertas de la sede local de la Ansés, lo que en aquel momento generó un malestar general entre el personal de ese organismo nacional, comerciantes y algunos vecinos. Ayer, la foto se repitió frente a la sede de gobierno provincial, en la plaza San Martín, donde hombres, mujeres y niños, ocuparon el espacio verde en reclamo de que el gobernador los escuche. "No pretendemos que venga con la solución en la mano, queremos plantearle la situación de la gente con hambre y sin trabajo y que no tiene forma de vivir; y aunque la Nación es la principal responsable de esto, le pedimos a la provincia que no sea indiferente", solicitó Delmonte antes del encuentro con las autoridades.

Comentá la nota