La demanda de mano de obra calificada cayó 90%.

El efecto de la crisis económica declarada en todo el mundo se hace notar cada vez con mayor nitidez en Junín y los distritos aledaños. Como cita un viejo dicho, para muestra basta un botón y, si de señalar las consecuencias que ya produce el problema monetario en esta región, el dato que emerge desde la bolsa de trabajo de la ex Escuela Industrial es demasiado elocuente: de un año a esta parte casi desapareció la demanda de mano de obra calificada por parte de las empresas.
Es evidente que los vientos cambiaron y que el constante reclamo de técnicos especialistas en tornería, carpintería, mecánica y electricidad, palpable hasta mediados de 2008, hoy dio paso a una realidad contrapuesta, donde la obtención de un puesto de empleo empieza a ser sinónimo de quimera.

El director de la Escuela de Educación Técnica Nº 1, Rubén Cacheiro, ubicó en el orden del noventa por ciento la caída de los pedidos formulados desde las instituciones y trazó una comparación concreta: "A esta altura del calendario anterior ya habíamos agotado la bolsa de trabajo y este año creo que no llegamos a colocar cuatro técnicos en el mercado".

El docente sostuvo que ese panorama provoca dificultades hasta para continuar con el régimen de pasantías que, todos los años, los alumnos de la entidad escolar acuerdan con las fábricas y comercios juninenses.

"Es que sería deshonesto de parte de los empresarios otorgarnos un lugar para ese tipo de colaboraciones cuando por otro lado a lo mejor tienen que suspender a un operario porque no le pueden pagar", explicó.

De todos modos aclaró que hasta ahora con las firmas tradicionales "no hemos tenido problemas pero no se logró una apertura de las pasantías similar a la de años anteriores, cuando venía creciendo".

"Esperemos que con el correr de los días esta situación se vaya revirtiendo, porque no damos a vasto con nuestras vacantes en los cursos nocturnos para distintas especialidades", añadió.

Cacheiro dijo que la avidez de la gente en busca de instrucción va en aumento, pero está complicada la inserción de esas personas en el mercado. "Estamos en una meseta, con la esperanza de que se termine este proceso pleno de desaceleración", expresó.

También comentó que en la entidad a su cargo radica la denominada bolsa de trabajo, donde los egresados del establecimiento se anotan y dejan su vitae y salen al ruedo laboral cuando son requeridos.

"Ese era el camino y en los últimos cuatro o cinco años tuvimos que salir varias veces a losa medios pidiendo que vuelvan especialistas a anotarse porque no podíamos satisfacer la cifra que requería el mercado", recordó.

En cuanto a la realidad actual indicó que "esta situación ya la he transmitido a mis superiores en la Dirección de Técnica, aunque es un problema ya sabido por todos y que no afecta solamente a Junín".

En estos momentos, en la ex industrial se dictan cursos de tornería, soldadura, carpintería, control numérico, refrigeración, automotores e instalaciones eléctricas industriales, entre otras ofertas.

"La escuela está equipada con herramientas, bibliografía y laboratorios con un nivel de excelencia, para formar técnicos como no se lo hacía desde mucho tiempo a esta parte. Pero los que concurran no se van a poder insertar en el mercado", se lamentó Cacheiro.

Comentá la nota