La demanda local de viviendas para la clase media cayó del 35% al 60%

A la inflación, altas tasas y nula capacidad de ahorro hay que sumarle la "burbuja de precios" en Mendoza.
Según los agentes inmobiliarios mendocinos, el mercado de compra y venta de inmuebles para la clase media ha sufrido los últimos embates de la economía y cifran una caída de entre el 35% y el 50% con picos de hasta el 60%, de acuerdo al tipo de vivienda, precio y ubicación.

El mercado está "bastante restringido, lento y difícil", dijo Santiago Debé, presidente del Colegio Profesional de Corredores Públicos Inmobiliarios de la provincia quien calcula que el achique en la compra y venta de inmuebles es de alrededor del 35%, sin contabilizar todas aquellas casas que están sobrevaluadas.

"Las casas sobrevaluadas no entran en esta estadística, porque están fuera del mercado, éste no las convalida aunque el propietario se empecine, los precios descolocados no se venden", dijo.

En este sentido, este especialista inmobiliario coincide con los agentes que estiman que la reducción ha alcanzado el 50% y el 60%, inclusive, dependiendo de zonas y tipo de viviendas.

Sin dudas, la falta de líneas de crédito, la poca posibilidad de ahorro de las clases medias, las sucesivas crisis económicas, la inflación, las altas tasas de interés, la precariedad laboral de los profesionales y empleados dependientes o autónomos hay que sumarle la "burbuja de precios" en los inmuebles que viene desde los años 2005-2007, son éstas algunas de las causas más citadas por los agentes inmobiliarios.

"Sólo el 20% de la clase media califica para sacar un préstamo dentro del sistema bancario y así acceder a una casa que promedia un valor de $ 250 mil", explicó Lalo Echenique, de la inmobiliaria Bravo y Echenique.

En opinión de los especialistas, las últimas operatorias del Banco Hipotecario no han dado respuesta a las expectativas generadas. Las pocas líneas aprobadas de préstamos "no han hecho mucha sombra en el mercado", según Debé, y ha parecido más una "operación mediática", en palabras de Pablo Cocucci, ante la ausencia total de créditos para compra y venta.

"No hay créditos disponibles para vivienda, hoy quien no tenga el dinero debe buscar alquiler", declaró Cocucci, de la inmobiliaria que lleva su nombre.

El rango de precios para una casa destinada a la clase media está entre $ 150 mil y $ 270 a $ 280 mil.

Estos montos, aseguran, muestran hasta qué punto la mayoría de las casas y departamentos a la venta están sobrevaluadas y esto hace que las posibilidades tanto de compra como de venta sean poco factibles.

Entre la franja más baja y más alta de valores hay algunas particularidades a tener en cuenta: los inmuebles que están por debajo de ese precio, entre $150 mil y $180 mil, son en su mayoría unidades del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) que tienen poco movimiento de venta por estar hipotecadas a muchos años, mientras que los que superan los $300 mil y $400 mil están aún con menor movimiento que las casas que promedian los $200 mil.

Así, sostiene Echenique "hay 60 y 70 unidades en el Barrio Dalvian que están sin vender más una gran cantidad que ni siquiera se publican para la venta por lo difícil que está el mercado".

Para Pablo Cocucci "los alquileres tienen un mercado más constante en el tiempo, ya que la compra está restringida para los inversores, los de condominios o la gente que recibe herencias. Hay una franja muy importante del mercado sin la posibilidad de acceder al techo propio".

Pero la crisis golpeó tanto que hasta un alquiler de entre $ 1.000 y $ 1.500 está mermando la salida porque la economía ha sufrido una parálisis", detalló Echenique.

Analistas del mercado inmobiliario sostienen que "este nudo no se desata", por lo que avizoran una caída en el precio de los inmuebles en los próximos 3 ó 4 meses.

Mientras tanto muchos agentes inmobiliarios, como Echenique y Debé, no toman inmuebles sobrevaluados porque, según afirman, no contribuyen a precios razonables y a la honestidad que exige este tipo de transacción.

Sin embargo, los agentes consultados son optimistas después de pasar más de 3 trimestres en caída y creen que se está saliendo de la crisis. Estiman que se está iniciando una etapa de recuperación económica que ampliará la capacidad de compra para 2010.

Comentá la nota