La demanda laboral de las empresas no encuentra piso: cayó 49% en enero

Según un estudio del Consejo Profesional de Ciencias Económicas, el pedido de trabajadores sigue en baja. La industria muestra el peor escenario, con una merma del 66%. En el comercio cayó el 45%.
La tendencia del mercado laboral mantiene una fuerte caída en los registros del primer mes del año, cuando la demanda laboral de las empresas se derrumbó el 49,26% en la provincia.

Según el Indicador de Demanda Laboral (IDL) elaborado por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas, “la variación interanual (enero ‘09 respecto enero ‘08) fue 49,26% negativa. Este resultado se explica con la abrupta caída observada en los pedidos de personal no calificado, cuya variación negativa fue de 48,01%, y en los de calificados alcanzó 50,39% siempre en relación al mismo período del año anterior”, indica el informe.

Pero no todas las ramas de la actividad tuvieron el mismo comportamiento. La industria aquí vuelve a mostrar el panorama más complicado, igual que a la hora de suspender o despedir personal. En enero, la demanda de trabajadores de parte de las fábricas tuvo un retroceso del 66,89%, en el comercio la merma fue del 45,44%, mientras que en los servicios alcanzó el 33,8%.

“En enero los índices en servicios, industria y comercio registraron valores de 215,6, 205,2 y 198,6 puntos, respectivamente. Se destaca la importante caída del sector industrial, aunque también nota que se recuperó un puesto respecto al mes anterior.

En el primer caso, esto implicó una variación positiva de 2,33% en relación al mes de diciembre, mientras que con respecto al mismo mes de 2008 la caída fue de 33,80%.

En el segundo rubro se produjo un ascenso mensual de 4,26% y en comercio una .caída del 6,85%; mientras que en relación al mismo mes del año pasado, la demanda sufrió una variación de signo negativo en ambos sectores, siendo de 66,89% en la industria y 45,44% en comercio”, remarcó el estudio.

Por calificación

En lo que se refiere al personal calificado, en enero se registró un descenso de 11,61% respecto de diciembre, alcanzando el índice un valor de 242,6 puntos. Mientras que en relación al mes de enero del año pasado el indicador también cayó, aunque de manera más pronunciada: 50,39%.

La evolución mensual del personal calificado se debe principalmente a la baja registrada en la demanda de profesionales, 26,56%; la de no profesionales aportó a la variación negativa en 7,26%. Respecto del comportamiento anual la variación también fue negativa para ambos: 55,66% y 49% respectivamente.

“La demanda de profesionales en ciencias económicas presentó un significativo ascenso respecto al mes de diciembre de 57,69%, y una disminución en relación a igual mes del año pasado aún pronunciada: 57,29%”, destacó el estudio.

Por otro lado, los pedidos de personal no calificado tuvieron un ascenso del 27,94% en relación al mes anterior, mientras que 48,01 por ciento fue la baja en referencia a igual período de 2008.

“De la observación de las series se puede afirmar que ambas han crecido desde la crisis de fines del 2001 superando el año base (2000). No obstante, aquella correspondiente a la demanda de trabajadores calificados lo ha hecho a una tasa superior que la de no calificados, despegándose de ésta a fines del 2002”, explican en el relevamiento del Consejo Profesional de Ciencias Económicas.

La nueva tendencia del mercado

50,39%

Cayó la demanda de personal calificado en la provincia, contra el 48,01% del no calificado

66,89%

Fue la baja en los pedidos de nuevos trabajadores en el sector industrial, del 45,44% en el comercio y del 33,8% en los servicios

59%

Disminuyó el pedido de trabajadores a través de avisos clasificados en el país según la Federación Argentina de Empresas de Trabajo Temporario

0,8%

Retrocedió el empleo para el INDEC en el tercer trimestre de 2008

En lo que va del año, la cantidad absoluta de pedidos de trabajadores es superior a aquella correspondiente a igual período en los años 2000-2003; sin embargo, inferior al de 2004-2008. La variación interanual más importante sigue siendo 2003/2002 cuando fue de 134,58%, cifra ampliamente superior al 71,54% y 36,39% observados para los intervalos 2004/2003 y 2005/2004, respectivamente. La razón de esta importante diferencia (en cuanto a variaciones interanuales) puede deberse a que durante la crisis del 2002 el empleo se desplomó en la economía, luego al comenzar la recuperación económica creció vigorosamente, aunque a tasas decrecientes

Los costos del trabajo, a niveles de 2001

“El principal motor de la expansión hasta comienzos del 2008 fue la abrupta caída del salario real producida por la devaluación del 2002. Ahora, con costos laborales a niveles similares a los que había antes de la devaluación, para enfrentar el desafío de mantener el empleo y el salario real es necesario cambiar la política laboral. Por el contrario, si se insiste en profundizarla, los costos sociales serán enormes”, señala en su informe semanal el centro de estudios multidisciplinarios Idesa.

Los niveles de actividad económica, empleo y salarios reales están íntimamente vinculados. Las tres variables pueden crecer de manera sostenida, en la medida en que la inversión y los aumentos de productividad sean sostenidos. Bajo estas condiciones, el incremento en los costos laborales no cercena la capacidad de generación de empleos gracias a que se financian con los aumentos de productividad.

“Esto es lo que ocurre, en general, en los países bien organizados. En cambio, cuando los incrementos de costos laborales superan los incrementos de productividad hay pérdidas de empleos. En este sentido, para sostener el empleo con bajos niveles de productividad se requiere que el salario real se mantenga bajo”, remarca el informe.

La experiencia argentina no escapa a esta lógica. Un ejemplo concreto se observa con la crisis del 2002. Entre finales de 1998 y finales del 2002, el nivel de actividad económica medido a través del PBI real disminuyó en todos los años, sin excepción, hasta acumular una caída del 16%.

Entre el cuarto trimestre de 1998 y el cuarto trimestre del 2001, la cantidad total de ocupados urbanos cayó un 4% y el salario real cayó un 5%. Entre el cuarto trimestre del 2001 y el cuarto trimestre del 2002, luego de la devaluación la cantidad total de ocupados urbanos se incrementó un 6%. Pero en este último período, el salario real medido en términos del Indice de Precios Mayoristas cayó un 58%.

Comentá la nota