Demanda de gasoil en la provincia cayó 11%

Así lo indican los datos de la Secretaría de Energía de la Nación, correspondientes a enero-julio. La baja es aún mayor que la acumulada a nivel nacional.
La demanda de gasoil en la provincia de Córdoba, uno de los indicadores clave del nivel de actividad económica, cayó casi el 11 por ciento entre enero y julio de este año, de acuerdo a datos del mercado difundidos por la Secretaría de Energía de la Nación. La evolución de la demanda contempla las ventas de las tres expendedoras más importantes, Repsol-YPF, Esso y Shell, que controlan aproximadamente el 90 por ciento del mercado del gasoil.

La información indica que en los primeros siete meses del año el consumo en la provincia bajó unos 3,1 millones de litros a 2,72 millones; esto es el 10,7 por ciento, con una baja aún más pronunciada en julio último; en la comparación con los datos nacionales se observa que el descenso de la demanda en la provincia fue aún mayor que a nivel nacional, donde la contracción de la venta del producto fue del 8,7 por ciento. La mayor caída del consumo en Córdoba estaría indicando que sobre todo la gravísima crisis del sector agropecuario ha sido el factor principal del descenso del consumo. Eso se puede observar comparando la evolución mes a mes con el año anterior: marzo y junio de 2008 fueron los dos únicos meses en que la demanda de gasoil en 2009 estuvo por encima del año anterior. La explicación es simple, esos períodos coinciden con el mayor grado de conflictividad entre la dirigencia agropecuaria y el gobierno nacional, que paralizó la mayor parte del transporte de carga de cereales, uno de los mayores demandantes de este combustible.

Si se observan las ventas de gasoil por marca, es de destacar que casi la totalidad de la caída en la demanda se explica por la baja que sufrió la facturación de Repsol-YPF, con un descenso acumulado en el año que supera el 15 por ciento. Esta empresa controla aproximadamente el 60 por ciento del mercado del gasoil en la provincia. Por su parte, la segunda petrolera por nivel de demanda, Esso, tuvo una caída en las ventas de sólo el 2,4 por ciento. Esta empresa controla alrededor del 17 por ciento del mercado local. Por último, la tercera petrolera con mayor facturación, Shell, tuvo un repunte de la demanda del 6,6 por ciento entre enero y julio último

Señales negativas

Las ventas de gasoil se toman como una señal de la evolución económica dado que justamente su consumo está directamente ligado con la actividad productiva; el transporte de carga y de pasajeros, y el uso del combustible para diversas máquinas y agromáquinas. Es por eso que esta caída en las ventas, aún más pronunciada entre los meses de abril y junio, estaría señalando con qué profundidad la recesión golpeó a la provincia. Pero la caída de la demanda en el período indicado, y especialmente en julio, también tiene relación con las subas constantes del combustible, que han colaborado a comprimir aún más el consumo.

Y esto sucede no sólo con el gasoil, ya que la nafta Premium también perdió terreno, algo razonable teniendo en cuenta la suba en los precios y la debilidad del consumo. Las ventas de la nafta de mayor octanaje que ofrecen las petroleras se contrajeron en la provincia por encima del 30 por ciento entre enero y julio, mientras que el consumo de las naftas de menor octanaje se mantuvo casi en los mismos niveles del año anterior. Esto sin embargo podría comenzar a variar -ya en julio se notó- en la medida en que las petroleras continúen con su estrategia de reducir la brecha de precios entre los combustibles Premium y los de menor octanaje.

Comentá la nota