Cae la demanda de créditos en Mendoza por la crisis

Desde el Banco Nación afirmaron que los pedidos han disminuido casi el 40 por ciento en todas las líneas, tanto hipotecarias, individuos como empresas.
Hace unos meses, en cualquier banco de primera línea en Mendoza era posible divisar en el escritorio de uno de sus gerentes, cientos de pedidos de solicitudes de crédito. Hoy, esa marea de solicitudes ha cesado.

"Podíamos procesar hasta 300 carpetas de pedidos de créditos mensuales. Hoy apenas llegamos a las 210 carpetas", reseñó un gerente de una entidad financiera en Mendoza.

En el Banco Nación, por ejemplo, se confirmó que la demanda de créditos ha caído cerca del 40 por ciento y esta realidad vale tanto para los hipotecarios, como para los personales y los de empresas.

Un cóctel de razones

Pero ¿a qué se debe este descenso tan marcado de la demanda crediticia? Sin duda, un cóctel de razones juegan a la hora de retrasar o anular la toma de crédito en Mendoza. La crisis económica mundial es la primera, pero el clima de incertidumbre que ha generado la medida de privatizar las jubilaciones se ha sumado como otra de las causas, aseguran en el sector.

La medida presidencial genera temores entre los bancos ya que todos ellos tienen componentes accionarios en las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones y gran parte de ese flujo de dinero que administraban y también invertían en bonos nacionales, en acciones de empresas en la bolsa, entre otros ítems, iba a parar a los préstamos, y con el nuevo proyecto ya no tendrán disponible esa masa de dinero fruto del aporte de los futuros jubilados.

Si bien por estos días se define en el Congreso de la Nación cómo se implementará la jubilación estatal, la medida del Ejecutivo ha despertado aún más la incertidumbre entre los aportantes de la jubilación privada, lo que ocasiona también un descenso de sus demandas crediticias.

También hace lo suyo el desfasaje actual que existe entre los sueldos de los trabajadores y el precio de los bienes.

"El año pasado, un empleado con un sueldo de $ 2 mil podía acceder mediante un crédito a una vivienda valuada en $ 100 mil. Hoy ese mismo empleado que ha tenido una suba muy inferior en su sueldo comparado a la inflación real, le es muy difícil llegar a pagar un crédito hipotecario", apuntaba un gerente de banco.

Los saltos en la cotización de la moneda norteamericana también inciden fuertemente en la demanda crediticia en Mendoza. Si bien los requisitos ni las tasas han variado dramáticamente a la hora de solicitar un crédito, lo cierto es que por el momento con el clima reinante de incertidumbre tanto a nivel global como nacional, no inducen a tomar más endeudamiento por parte de los mendocinos.

Comentá la nota