Demagogia: juecistas impulsan ley de inclusión con impuestazo al campo

El proyecto de los legisladores Birri y Coria planea la elaboración de un programa solidario que se financia, entre otras cosas, con un incremento del 50 por ciento en los tributos que pagan las propiedades rurales de más de 500 hectáreas. Es contradictorio en relación a la supuesta defensa del campo que el juecismo viene desarrollando.
Los legisladores juecistas Roberto Birri y Adelia Coria presentaron ante la Legislatura un proyecto de Ley para la creación de un Programa de Inclusión Social Dignidad Ciudadana que tiene un altísimo contenido demagógico, ya que apunta a que el mismo se financie en parte con fuertes aumentos para el campo y para los propietarios de vehículos de gran valor.

Concretamente, los seguidores del flamante senador nacional, Luis Juez; y, de acuerdo a la naturaleza de este proyecto, aparentemente también seguidores de Robin Hood, proponen que esta inicativa "solidaria" se solvente con un incremento del 50 por ciento en el Impuesto Inmobiliario Urbano que abonan los campos que tengan más de 500 hectáreas, exceptuando los que eventualmente estén en zona de desastre o emergencia agropecuaria o los que tengan baja productividad; y con un aumento también del 50 por ciento en el Impuesto Automotor a vehículos cuya base imponible sea mayor a la suma de 150.000 pesos, sin distinguir entre autos de lujo y transporte productivo.

La propuesta que buscan desarrollar estos miembros de la Unicameral apunta a fortalecer la inclusión social y las acciones solidarias, mediante una serie de acciones que señalan fundamentalmente a promover la educación de los niños, evitando la deserción escolar y buscando como objetivo el mayor nivel de alfabetización posible.

En este contexto, Birri y Coria pretenden que esta iniciativa cuente con un presupuesto que nunca podrá ser inferior al tres por ciento del presupuesto provincial. Es decir, que para el año próximo el programa debería contar con fondos por casi 400 millones de pesos, teniendo en cuenta que el presupuesto 2010 de la Casa de las Tejas prevé gastos por 13.000 millones.

Esos recursos, de acuerdo a la normativa, saldrían extrayendo el 50 por ciento del presupuesto de publicidad de la Provincia, el 50 por ciento de los viáticos de los funcionarios, el 50 por ciento del canon recaudado por concesiones para la explotación del juego, una vez deducido el porcentaje que corresponde a Municipios y Comunas y los incrementos ya mencionados.

Demagogia y contradicción

De más está decir que no se critica el objetivo al que apunta el proyecto, ya que el mejoramiento de la calidad de vida de las personas debe ser siempre el fin máximo de cualquier iniciativa, pero lo que resulta denostable es esa tendencia a caer en lugares comunes y la falsa demagogia, "culpando" indirectamente, y sin mayores argumentos, a los sectores supuestamente más apoderados y a los propios políticos de la falta de inclusión social de gran parte de la población.

Los autores del proyecto encierran también una gran contradicción al proponer un impuestazo, cuando hace menos de un mes rechazaron los incrementos impositivos propuestos por el Ejecutivo. Sin ir más lejos, promueven aumentar los tributos a vehículos que cuesten más de 150.000 pesos, lo que incluye a los camiones que realizan el transporte de cargas en toda la provincia, en una medida que automáticamente generaría inflación.

Asimismo, piden subir los impuestos que paga el sector agrario, cuando en los últimos meses el sector político al que pertenecen ha mostrado su total apoyo al campo, en consonancia con el distanciamiento de Juez, ex aliado del kirchnerismo, con el gobierno nacional.

Comentá la nota