Delivery y ventas on line, a full

En algunos rubros del comercio la pandemia generó un notable aumento en las ventas, pero en otros bajaron.

Si bien la epidemia de Gripe A afecta a gran parte del comercio minorista, en algunos sectores generó un incremento en las ventas como en el caso de los productos de limpieza, videojuegos y en delivery de comidas rápidas, como así también las operaciones on line en supermercados.

En este sentido, el secretario de prensa de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Vicente Lourenzo, dijo que "la primera semana de julio fue terrible para las ventas porque la gente quedó recluida en su casa, no visitaba negocios para evitar el contagio". "Afortunadamente -agregó Lourenzo-, en la segunda semana del mes el público se relajó y empezó a salir".

En relación con los cambios de hábitos por la epidemia de Gripe A, Lourenzo explicó que "la gente se recluye en la casa e incluso se restringe en el uso de servicios como por ejemplo el ir a la peluquería. Alquilan o compran películas y usan el delivery de la rotisería", describió. "Se venden más videojuegos y juegos didácticos. Creció el entretenimiento hogareño. Los juegos de mesa se reservan para adultos", indicó el dirigente de la CAME. Además, dijo que los costos de los comercios y de las pymes en materia de productos de limpieza y contratación de servicios especiales de desinfección, aumentaron entre 50 y 60 por ciento por la Gripe A. Asimismo, Lourenzo estimó que las ventas on line en los supermercados crecieron entre 20 y 22 por ciento.

Por su parte, el economista Roberto Dvoskyn, de la Universidad de San Andrés, segmentó los cambios de hábitos en los sectores sociales, y sostuvo que las clases media y media alta aminoraron sus salidas a restaurantes y espectáculos, al tiempo que aumentaron el delivery de comidas rápidas. En tanto, la clase media-baja y los sectores populares no restringieron su presencia a encuentros masivos deportivos, como por ejemplo, los partidos de fútbol. "El alquiler de películas aumentó pero no tanto, porque compite con la compra de películas truchas o la bajada por Internet", indicó. En cambio, consideró que las ventas on line no tuvieron un incremento notorio porque "es un mercado muy chico, sofisticado. El aumento que se da con la compra de alimentos por Internet es segmentado. Eso depende de la capacidad tecnológica del comprador", explicó.

A su turno, Osvaldo del Río, de la consultora The Nielsen Company, dijo que la existencia de la epidemia generó el crecimiento del consumo de productos de higiene, desinfección y todo tipo de alcoholes. Paralelamente, desde el sector supermercadista afirmaron que aumentaron las ventas vía Internet o telefónica, en tanto que las principales cadenas ordenaron pautas de seguridad alimentaria, para mejorar las condiciones de higiene en la comercialización de los productos.

De continuar esta tendencia, la CAME prevé que las ventas del sector cerrarían en julio con una retracción del 35% en comparación con el mismo período de 2008. En un comunicado, la entidad destacó que "el avance de la gripe A", como también "las restricciones decretadas para frenar el virus provocaron una caída abrupta en las ventas minoristas durante los primeros 19 días de julio".

Comentá la nota