D´Elia, Quebracho y Carta Abierta en un acto contra el jefe del radicalismo

Frente al Congreso hubo consignas contra Morales y también contra Macri.
Piqueteros y militantes encabezados por Luis D'Elía, Manuel Alsina (CTA), Fernando Esteche (Quebracho) y Luis Ammann (Partido Humanista) se manifestaron en el Congreso en contra del senador Gerardo Morales y a favor de la organización Tupac Amarú. Difundieron un comunicado en el que calificaron de "inexacta" la acusación de "ultrakirchneristas", criticaron al titular de la UCR por "provocar a las cooperativas de desocupados" y también al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

"A los compañeros se les fue un poco la mano, pero hay que entender que son discriminados y perseguidos", aseguró Alsina.

El viernes, unos 30 piqueteros le arrojaron a Morales huevos y lo que tenían a mano, hasta sillones, cuando estaba por dar una conferencia en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la provincia de Jujuy. "Venimos a solidarizarnos por este ataque infame con la Tupac y con Milagro", anunció D'Elía en referencia a Milagro Sala, la líder de esa organización kirchnerista. "Han hecho viviendas, escuelas, fábricas, todo lo que Morales no supo ni quiso cuando fue viceministro de De la Rúa", arremetió.

Entre las banderas de las organizaciones había varias pancartas contra Clarín e Infobae, algunas con las expresiones con las que Diego Maradona se había despachado contra los periodistas luego de que la Selección consiguiera la clasificación al Mundial. "Clarín mamala" y "Vos también la tenés adentro", entre otras.

En ese momento Morales no estaba en el Congreso: recién por la noche volvería de Jujuy. Los manifestantes cortaron parte de la avenida Entre Ríos y armaron una conferencia de prensa en la esquina de Hipólito Yrigoyen.

De diferentes maneras los oradores avalaron lo sucedido el viernes en Jujuy, criticaron a la "derecha vernácula" y denunciaron un "plan destituyente".

Diferentes sectores de la oposición habían repudiado la agresión y acusado al kirchnerismo de generar un "clima de violencia", mientras que una parte del oficialismo recién se refirió al hecho dos días después.

"Lo que preocupa a Morales y a los que trabajan de políticos no es un vidrio roto sino esta foto, la posibilidad de que el pueblo esté organizado", dijo Esteche, de Quebracho. También cuestionaron los "hoteles, edificios, autos, camionetas y plantaciones de soja" del senador radical. Carlos Girotti, de Carta Abierta, hizo un juego de palabras con las diferentes "morales".

"Valoramos algunas cosas de este gobierno", admitió Alsina, y enseguida negó que las organizaciones sociales allí reunidas fueran afines al kirchnerismo. Las críticas, sin embargo, estuvieron centradas en Macri. D'Elía, por caso, volvió a compararlo con Osvaldo Cacciatore, el intendente porteño durante la mayor parte de la última dictadura militar.

Comentá la nota