D’Elía y Milagro Sala van contra Macri

D’Elía y Milagro Sala van contra Macri
"Estoy en contra de los cortes, los haga Luis D’Elía o los haga mi hermana". Con su estilo propio, el jefe de gabinete Aníbal Fernández se mostró ayer distante de la movilización que las organizaciones sociales afines al gobierno de Cristina Kirchner harán mañana contra la administración porteña de Mauricio Macri. "Hay miles de formas de expresar descontento sin tener que perjudicar al resto de la sociedad", agregó Fernández buscando despegar al gobierno nacional de la manifestación de unas cuarenta organizaciones que cortarán las calles para repudiar "la política represiva" del PRO y destacar "las promesas que no pudo cumplir, como las mejoras en salud, las villas y la educación".
El líder de la Federación de Tierra y Vivienda estará acompañado por la titular de la agrupación Túpac Amaru, Milagro Sala. Las organizaciones sociales marcharán hasta la Jefatura de Gobierno de la Ciudad, frente a Plaza de Mayo, el mismo día en que se cumple el segundo aniversario de gestión macrista. Frente a la sede del Ejecutivo porteño planean "hacer una evaluación pública de lo que significó para los pobres la llegada de Macri al poder", según explicó D’Elía. Además, cuestionarán la designación del actual diputado del PRO, Eugenio Burzaco, al frente de la Policía Metropolitana. Luego del escándalo desatado por las escuchas ilegales efectuadas desde la nonata policía, el gobierno porteño le ofertó la jefatura de la fuerza Burzaco, quien fue señalado por agrupaciones docentes neuquinas como asesor del ex gobernador de Jorge Sobisch durante la represión de 2007 en la que fue asesinado el maestro Carlos Fuentealba. Sin embargo, Burzaco niega esta vinculación y se prepara para asumir al frente de la policía porteña la semana que viene.

El jefe de Gabinete de la ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, pidió "menos prepotencia y más diálogo" y señaló que "en las grandes ciudades del mundo, el derecho a peticionar y el derecho a la libre circulación son compatibles". El principal funcionario del gobierno de Macri agregó que "sólo si empezamos a respetar ambos derechos, la ciudad dejará de ser un infierno para quienes quieren circular por sus calles".

Comentá la nota