D´Elía: "Massa es un lamebotas de Israel".

D´Elía:
El piquetero oficialista atacó al jefe de Gabinete y pidió a la Presidenta no hacer caso a los lobbies.
Luis D´Elía inició su raid mediático al amanecer, con un ataque inesperado. "A Sergio [Massa] le tengo afecto, pero se equivocó. Es un lamebotas de los Estados Unidos y de Israel", dijo por radio. A última hora de ayer, el ex piquetero todavía se acordaba del jefe de Gabinete. "Le dije dos cosas: «lamebotas» y «lamemedias». ¿Por qué se mete en este tema, si los Kirchner no le dieron ninguna instrucción?", se quejó con LA NACION.

D´Elía todavía estaba enojado. Sostuvo que fue "una tontería" que Massa se hubiera "entrometido" en el debate por el conflicto en la Franja de Gaza, y cuestionó que hubiera criticado a María José Lubertino, presidenta del Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi), que había dicho que Israel "violó derechos internacionales y, por eso, se le vino el conflicto encima".

Para D´Elía, Lubertino "no dijo nada fuera de lugar". Y aseguró, por Israel, que "el que siembra vientos recoge tempestades". Al final, pidió que el Gobierno no se dejara influenciar "por los lobbies americanos e israelíes".

Por la mañana, el ataque había sido más personal: "Esta actitud de Sergio de lamerles las botas siempre a Estados Unidos, a Inglaterra y a Israel, lo hace cometer esta clase de errores".

En la oficina del jefe de Gabinete, anoche evitaban hablar del tema. "No podemos rebajarnos a contestarle a este tipo", respondió uno de sus colaboradores.

En noviembre de 2006, D´Elía ya se había enfrentado con funcionarios nacionales. Y había terminado expulsado del gobierno de Néstor Kirchner por defender en público a Irán en el caso del atentado contra la AMIA. En aquel momento conducía la Subsecretaría de Tierras, que hoy se convirtió en una comisión que depende, curiosamente, de Massa.

Algunos íntimos de D´Elía ayer decían que el ataque también había tenido un trasfondo político.

"[Néstor] Kirchner está molesto con Massa. Es probable que Luis haya hablado para que el jefe político se ponga contento", especulaban fuentes cercanas al ex piquetero.

Mientras tanto, D´Elía aún se ilusiona. Dice que habló con Kirchner hace un mes y que en octubre estará "donde él lo disponga".

Según relatan testigos de aquella reunión, el líder peronista le garantizó un lugar en la lista de diputados nacionales y otros dos en las listas de diputados y senadores bonaerenses. Eso sí: no acordaron nombres. Y entre tanta promesa, le sugirió, además, que siguiera manteniendo perfil bajo para no irritar al peronismo bonaerense.

En la intimidad, D´Elía hace rato que quiere ser candidato, pero sabe que Kirchner no está convencido. Por las dudas, en la espera, todavía intenta mostrarse como el más fiel intérprete de los sentimientos de su conductor.

Comentá la nota