D´Elía: "Es un año extraordinario para Cristina"

El hombre más polémico de la última semana, accedió a dialogar con Día a Día. Además de defender al Gobierno nacional, dijo que no observa más pobreza, le contestó a los famosos que lo critican y aseguró que Córdoba se encuentra bajo un "paradigma reaccionario de derecha".

Protegido por el seguro contra choques que la mayoría de las veces le brinda el kirchnerismo, Luis D’Elía sigue encarando de frente, y a máxima velocidad, a todo aquel que intente circular a contramano por la autopista trazada por el Gobierno K.

Frontal y sin términos medios, el hombre más polémico de los últimos días accedió a dialogar con Día a Día desde La Matanza, corazón del conurbano bonaerense, donde lidera la Federación de Tierra, Vivienda y Hábitat.

El dirigente social, que se exaspera cuando lo llaman "piquetero", tuvo una semana a mil: se peleó con Marcelo Tinelli, Mirtha Legrand y Susana Giménez por los reclamos de más seguridad hechos por las celebritis criollas, y se sacó la foto con uno de los hombres más poderosos del país, Hugo Moyano, cabeza de la CGT.

Reconciliado con el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner tras el ninguneo al que lo sometió el oficialismo al armar las listas del 28 de junio, el hombre que debe ingerir dos glucemiantes diarios para controlar la diabetes defendió, a su estilo, a la actual gestión. "Es un proceso de profundo contenido revolucionario", sintetizó sobre las últimas medidas tomadas por Cristina.

–En los canales porteños se habla del "caos" que es vivir en Capital Federal debido a los cortes y a los piquetes, ¿qué percepción tiene usted?

–La realidad difiere sustantivamente de lo que plantean los medios. Lo que hay aquí son las sucursales de la Anses abarrotadas de gente esperanzada porque va a ver mejorar sustancialmente su ingreso. Hay una expectativa favorable y positiva por esta medida que ha tomado nuestra Presidenta.

–¿La asignación por hijo le estrecha el margen de acción a los movimientos sociales como el que conduce usted?

–Me parece que esa es una visión mezquina. Hoy nosotros estamos involucrados en un sinnúmero de tareas distributivas que dan trabajo a nuestros compañeros y son rentables para las organizaciones: hacer obra pública, vivienda, agua... Todas las cosas que estamos haciendo en el territorio argentino.

–¿Observa más pobreza que hace un año?

–No. Para nada.

–¿No aumentó la pobreza?

–Este impacto de 10 mil millones se va a sentir fuerte en el conurbano y va a hacer que un millón de argentinos salgan de la indigencia. Además, favorece el consumo interno y genera nuevas fuentes de trabajo por el aumento del consumo. Y significa un recupero inmediato del 21 por ciento por el IVA.

–¿Qué lo acerca a este Gobierno?

–Este ha sido un año extraordinario de Cristina Fernández. La prorroga a las retenciones a los sojeros, la expropiación a los banqueros de la administración de los fondos de pensión, la ley de servicios audiovisuales y la asignación universal por hijo son medidas de cambio estructural con profundo contenido revolucionario. Comparto lo que dijo el compañero (Jorge) Rivas acerca de que "son los enemigos lo que me acercan a este Gobierno". Me parece una frase muy inteligente.

–¿Hay algo que lo aleja de este Gobierno?

–El programa "Argentina Trabaja" (planes de trabajo organizado en cooperativas) tiene problemas muy serios de implementación.

–¿Qué cuestiona puntualmente?

–La implementación. Que los movimientos sociales no puedan llevar adelante las cooperativas.

–Esos planes los maneja Néstor Kirchner, el mismo que usted defiende...

–A mí no me consta que los maneje Kirchner. A esos planes los está manejando su hermana, la ministra (de Desarrollo Social) Alicia Kirchner.

–¿El pacto social del que tanto se habló fue una maniobra que utilizó el Gobierno para ganar tiempo?

–Del diálogo social el Gobierno retomó la agenda, todas las medidas que recién le mencioné.

–Pero en el llamado presidencial estaban involucrados todos los sectores: la industria, el campo, las cámaras empresarias...

–Bueno, eso quiere decir que este es un Gobierno popular.

–¿Esperaba que sea tan rápida la recuperación de la iniciativa de la Presidenta tras la derrota de junio?

–Esto destaca y le da brillo a la Presidenta. Derrotada electoralmente en la provincia de Buenos Aires y habiendo ganado por escaso margen la elección nacional, la Presidenta, en lugar de iniciar el largo regreso a Santa Cruz, lo que hizo fue profundizar la agenda y salir para arriba y hacia adelante.

–¿Le queda hilo en el carretel a Néstor Kirchner para un nuevo período?

–Sin duda, y más con esta oposición absolutamente mediocre. No hay ninguno de la oposición que le llegue siquiera a la rodilla a Néstor.

–Usted dijo hace poco que le gustaría tener una derecha menos conservadora.

–Claro. Una derecha más a la inglesa, más liberal, menos sectaria, más generosa en términos de construcción de argentinidad. La derecha nuestra es conservadora, es facha, es jodida.

–Usted es una persona que suele ir al choque. ¿Lo insulta la gente en la calle?

–No se cómo será en Córdoba, pero acá en mi distrito, en La Matanza, que es otra provincia de la Argentina, estoy 12 puntos (de imagen positiva) arriba del intendente.

–Y cuándo sale de La Matanza, ¿cómo le va?

–En Buenos Aires me va muy bien: 47 por ciento de imagen positiva en el conurbano; 34, en la Capital Federal. Lo que pasa es que una cosa es lo que muestran los medios y otra es la realidad. Los medios están en crisis. Mire, yo tengo un programa a la mañana en Radio Cooperativa de Buenos Aires y estamos cuartos en el top five de AM. Nos escuchan medio millón de tipos cada mañana. El programa es un éxito total.

–Los dirigentes sociales como usted están fuertemente cuestionados por algunos sectores, ¿considera peligrosa a la jujeña Milagro Sala?

–Es una gran persona, una negra trabajadora, encaradora. Es una pena que esté en boca del miserable de (Gerardo) Morales, que cuando fue viceministro de Desarrollo Social de la Nación no hizo nada, ni por Jujuy ni por ningún argentino.

–¿Cree que con la actual dirigencia, lo incluyo a usted en esto, es posible algún tipo de consenso general?

–Yo no creo en los consensos. En los consensos están siempre los sostenedores del statu quo.

–Susana Giménez dijo que sin represión no se para el caos. ¿Qué piensa?

–Bueno, si escucha mi programa le voy a contar a dónde tiene sus ahorros.

–Deme un adelanto.

–No, mejor escuche el programa, lo invito.

–Bueno. ¿Cómo ve que Susana, Marcelo Tinelli y Mirtha Legrand pidan por televisión seguridad y acción del Gobierno?

–Son el paradigma de la derrota cultural del país. Expresan lo peor del establishment comunicacional de nuestro país. Mercedes Benz, casas en Miami y discurso autoritario es la mezcla que utilizan.

Obras y críticas para córdoba.

–¿Tiene algún vínculo con Córdoba?

–Hemos hecho 80 casas en la Villa El Nailon. Han quedado muy lindas.

–Ésta es una provincia difícil para el oficialismo.

–Sí. El paradigma revolucionario de hace 40 ó 50 años ahora es un paradigma conservador, reaccionario y de derecha.

Comentá la nota