Delia Enría: "El Instituto recibe el respaldo político necesario"

La directora del Instituto Maiztegui se refirió al acuerdo entre Argentina y Brasil que se suscribirá próximamente y permitirá comenzar el proceso de transferencia de tecnología para la fabricación de vacuna contra la fiebre amarilla.
Opinó que este proyecto fortalece a la institución como un centro nacional de producción de este tipo de insumos.

En una entrevista concedida a LA OPINION, la doctora Delia Enría, directora del Instituto Nacional de Enfermedades Virales y Humanas "Doctor Julio Maiztegui" brindó precisiones sobre los alcances de un proyecto que posiciona al centro de investigación que conduce como futuro productor de la vacuna contra la fiebre amarilla.

Con la primera etapa del plan maestro de infraestructura para la ampliación del Instituto en marcha, la titular del Maiztegui se mostró optimista por el curso que han tenido las gestiones para la instrumentación de esta iniciativa y valoró el peso de las decisiones políticas que se están tomando, a las que consideró "un respaldo necesario" a la tarea que viene llevando adelante el Instituto.

- El acuerdo entre el Ministerio de Salud de la Nación y Brasil para la producción local de vacuna contra la fiebre amarilla ¿en cuánto acerca al Instituto Maiztegui a la posibilidad de elaborar este insumo y qué significa para la institución?

- Este es un proyecto que surgió en 2008 cuando estábamos registrando un brote de fiebre amarilla en nuestro país. Como se sabe, hay dos productores de esta vacuna y en realidad hay una carencia en el mundo. Entre las posibilidades de que este Instituto produjera un segundo producto, surgió esta idea y se ha venido trabajando en ella arduamente.

- ¿El plan maestro para la ampliación del Instituto tiene como base de sustentación este proyecto?

- Este proyecto fue el disparador del plan de obra que presentamos hace un tiempo cuando vino el doctor Fernando Avellaneda, a propósito de la capacitación del grupo de dengue, y hay un proyecto sobre el que ha trabajado el Instituto que en este momento lo que está recibiendo es el respaldo político necesario como para buscar el financiamiento correspondiente. En este sentido yo veo muy positivo para la institución poder seguir avanzando por cuanto va a significar el mejoramiento de la infraestructura de la institución, de la planta de personal pudiendo contar con todo el personal necesario y también la capacitación de nuestros recursos humanos para lograr la transferencia de la tecnología de producción y control de la vacuna contra la fiebre amarilla por parte de Biomanghinos en Fiocruz. En 90 días los presidentes de ambos países estarían formalizando la firma de este convenio. La existencia de un acuerdo formal con otro país creo que da un respaldo grande al proyecto y para la institución implica posicionarnos más fuertemente como productores de vacunas. Esto implica avanzar sobre nuevos productos y para lograrlo tenemos que fortalecer y en realidad acelerar la producción de la vacuna Candid I contra la Fiebre Hemorrágica Argentina de manera tal de contar con un stock suficiente como para proceder a la producción de otra vacuna.

- ¿Producir vacuna contra la fiebre amarilla significa discontinuar la producción de Candid I?

- No como está planteado este proyecto, porque la primera etapa del proceso de producción de la vacuna contra la fiebre amarilla visualiza comenzar la producción desde el final, es decir en principio utilizando insumos producidos en el Instituto Fiocruz y procediendo al envasado final y la liberación de dosis. Luego la fabricación está en otras etapas. Si el Instituto contara con una infraestructura adecuada lo que vamos a poder hacer es independizar los diferentes sectores, de manera que uno pueda estar produciendo o realizando un proceso, mientras otro envasa otro producto. Pero para ello siempre es necesario contar con un buen stock de vacuna Candid I y eso significa acelerar los tiempos.

- ¿Producir una vacuna u otra importa la utilización de la misma tecnología?

- La tecnología es distinta porque ambas vacunas tienen algunos aspectos en común pero tienen otros que difieren. La vacuna que en este momento se está aplicando no es una vacuna en cultivo celular sino que se produce en huevos especiales. En eso se ha avanzado, sobre todo en la etapa del control de calidad, y habría una serie de técnicas que ya están implementadas en las que lo único que cambia es el producto que envasamos y hay otra tecnología que es necesario incorporar. Y el proceso de producción si es diferente porque no es en cultivo celular.

- Firmado el convenio, ¿está estimado en cuánto tiempo puede comenzarse con la fabricación local?

- Todo depende de la facilidad con la que llegue la financiación, se concreten las obras de infraestructura, la capacitación de la gente y la incorporación del personal. No es un proyecto a corto plazo y yo en general soy partidaria de ello. No dar expectativas rápidas. Se habla de un plazo mínimo de dos años, pero tenemos que tener en cuenta que según se nos dice el financiamiento está, pero hay que ver cómo se efectiviza su gestión, cómo se realiza toda la adecuación de la infraestructura en la cual por suerte ya hemos trabajado con la Universidad Tecnológica Nacional. Hay un plan maestro trabajado sobre el cual va a ser más fácil avanzar con los nuevos proyectos.

- ¿Este plan maestro ya está en marcha?

- Sí, está en marcha en una primera etapa que se está licitando que es de 8 millones de pesos. Es una fase que se refiere aspectos básicos de la institución como la infraestructura eléctrica que tiene necesariamente que ser modificada. Esa primera etapa ya está en marcha y es un proyecto conjunto entre la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (Anlis) y la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

Toda la infraestructura que está prevista está planteada en nuestro predio que es la superficie con la que contamos.

Aunque cauta, en cada una de sus apreciaciones y siempre remitiéndose a los avances reales de un proyecto ambicioso que comenzó a gestarse en el año 2008, la directora del Instituto Maiztegui se mostró optimista y entusiasmada con el respaldo que está recibiendo la institución que dirige, un apoyo que desde lo político no hace sino reconocer la tarea anónima, competente y trascendente que desempeña el Instituto Nacional de Enfermedades Virales y Humanas "Doctor Julio Maiztegui" en el concierto de la comunidad científica nacional e internacional.

La posibilidad de producir en su laboratorio otro producto, además de la vacuna Candid I contra la Fiebre Hemorrágica Argentina configura el escenario presente y real de un país que en este rumbo parece haber comenzado a transitar la senda que prestigia el conocimiento y la ciencia cuando ésta se ponen al servicio de la humanidad.

Comentá la nota