Delgado dio un mensaje contra la corrupción

Monseñor tuvo palabras de reivindicación para la ciudadanía y de respeto a los valores como también a las responsabilidades de quienes conducen los destinos del pueblo. Además contó una anécdota de cómo combatir la corrupción con honestidad.
Los jardines de Casa de Gobierno fueron una vez más el escenario para el mensaje de la tradicional Misa de Acción de Gracias, con motivo de las fiestas de Navidad y Año Nuevo que monseñor Alfonso Delgado dio a los funcionarios del gobierno provincial. Como siempre la convocatoria fue casi perfecta ya que todo el Ejecutivo, el Legislativo y Judicial estuvo presente, además de representantes municipales

El mensaje

Monseñor Delgado brindó palabras de aliento a seguir trabajando por la ciudadanía pero con el fortalecimiento de los valores personales para exponerlos a la sociedad. También exhortó a luchar contra la corrupción y la forma fácil y desechable de obtener logros sin esfuerzos o por caminos que no son los correctos.

"Ese amor que Dios incluye en nuestra vida personal o familiar, también incluye como requisito fundamental el amor a la sociedad. Ese amor ciudadano, ese servicio del bien común que es toda autoridad, desde la paterna en la familia hasta la conducción de sociedades, países. La política es una forma eminente de amor a la sociedad y esas responsabilidades ejercidas con ese impulso fuerte que da la verdadera fe, agranda el corazón para amar al prójimo. Hay una anécdota que ocurre estrictamente en el ámbito privado, me lo contó una persona que está al frente de una empresa. Un día recibe en su despacho la visita de otra persona de otro ámbito de la vida privada y comienza a conversar hasta que de pronto dijo que era cristiano… habló de su vida y llegó al punto de decir que si su empresa no llegaba a un arreglo o una cierta sintonía, su empresa no andaría bien y que tendría ciertas dificultades. Le dijo qué lindo sería poder arreglar el tema, siempre con bellas palabras. Para eso le pidió una asignación mensual de varios miles de pesos. El dueño de la empresa, sorprendido, en forma educada le dijo que era imposible porque las auditorías eran muy rígidas. El otro hombre le dijo que no se preocupara porque él tenía a disposición una consultora donde se podría facturar sin problemas. El empresario reiteró su negativa. Inmediatamente e interrumpiéndolo, el extraño le dijo que seguramente se podría arreglar, que lo pensara y que seguramente se podrían sortear los escollos para que la empresa funcione sin problemas. El empresario muy molesto a los días le llama por teléfono y le dice: Lo estuve pensando y no lo puedo hacer. ¿Por qué?, preguntó el otro hombre. Porque soy cristiano, por eso y vos tampoco porque también sos cristiano. Hubo un silencio del otro lado del teléfono y el extraño dijo: Gracias hermano, nunca nadie me respondió así...", dijo monseñor Delgado en parte de su oratoria donde dejó en claro que la corrupción es la antítesis de lo que se debe hacer para obtener objetivos claros y puros.

La ceremonia

La ceremonia fue celebrada por el vicario de la Catedral Metropolitana, monseñor Alfonso Delgado, quien en su homilía destacó la importancia de las festividades, con motivo de la celebración y recordación del nacimiento de Jesús de Nazareth. Al finalizar la misa, niños y jóvenes de la agrupación "Estoy con vos" representaron un Belén viviente que hizo el deleite de los presentes.

Posteriormente, el Gobernador agasajó a los asistentes con un brindis de buenos deseos, por una feliz culminación del año 2009 y de bienaventuranza para el próximo 2010. VMGM

Comentá la nota