Delegados con listas separadas

La lucha los mantuvo unidos casi hasta el final, pero la elección los encuentra separados. La comisión interna de Kraft se presentará a revalidar sus cargos de delegados en listas separadas, y también participará una agrupación del sindicato de la Alimentación, que lidera Rodolfo Daer.
Hoy vence el plazo para la presentación de las nóminas para la elección del martes próximo y ni siquiera la coincidencia en la oposición a Daer pudo acercar a los sectores de Ramón Bogado, histórico coordinador de la interna, y de Javier Hermosilla, referente del turno noche. Los dos meses del conflicto tras los despidos originados en reclamos por la gripe A los dejaron definitivamente en veredas opuestas.

En las últimas horas, dentro y fuera de la fábrica de galletitas y golosinas, circuló información confusa. En principio, María Rosario, del grupo que responde a Bogado, salió a desmentir que hayan "cerrado filas" con Hermosilla y sus seguidores. "El está viendo de organizar una lista con sus fuerzas, desde que firmamos el acta (acuerdo con la empresa en el Ministerio de Trabajo) nos dijo traidores y se abrió", dijo a Página/12. "Le seguimos dando tiempo a Bogado para que vea si quiere negociar una lista de unidad, la única condición es respetar los candidatos que eligió el turno noche, pero decidieron ir solos, en la fábrica dicen que no quieren ir con Hermosilla", dijo Oscar Coria, delegado despedido que responde a Hermosilla. La agrupación que integran, Desde Abajo, consideró "necesario unir fuerzas contra Daer, que se opuso a nuestra lucha, a pesar de las diferencias que existieron dentro de la interna".

También trascendió que la lista de Bogado estaba integrada por miembros del sindicato que conduce Daer. "No es verdad", dijo Rosario. Sin embargo, Coria mencionó que Miguel Silva, uno de los candidatos de Bogado, "fue congresal del sindicato y siempre estuvo con la Verde de Daer". En cualquier caso, la lista 3 que se presenta como independiente llevaría a los candidatos del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (Stia), pero tendría pocas posibilidades porque, a criterio de Rosario, "no quedó muy prestigiado". El martes, los 2700 trabajadores de la ex Terrabusi decidirán si los dirigentes que protagonizaron el conflicto –que dejó a 53 despedidos fuera del acuerdo pero logró 70 reincorporaciones, entre ellas las de la comisión interna– revalidan sus mandatos. Pero llegan a esa elección reproduciendo la mecánica de los partidos de izquierda: todos dicen llamar a la unidad pero nadie atiende.

Comentá la nota