Ex delasotista, tercero en línea sucesoria

Sergio Busso, ex ministro de Seguridad, es número puesto para reemplazar a Fortuna en la presidencia provisoria de la Legislatura.
La disputa que se desató en el peronismo a raíz de la puja entre el gobernador Juan Schiaretti y José Manuel de la Sota por la conducción partidaria también estalló en la Legislatura. En las últimas horas cobró fuerza la versión de que el ex delasotista Sergio Busso sería el reemplazante de Francisco Fortuna en la presidencia provisoria del parlamento cordobés.

La designación del tercero en la línea sucesoria del gobernador, ya que Fortuna asumirá en diciembre como diputado nacional, alimentó el fuego de la interna peronista.

Hasta antes de que explotara la pelea por la conducción del PJ provincial, la jugada de Schiaretti para reemplazar a Fortuna parecía cantada: bajaría a la Legislatura al ministro de Desarrollo Social, Carlos Massei (legislador en uso de licencia), y permitiría alguna rencilla interna por la presidencia del bloque. Disputa en la cual también está anotado Busso.

Pero, se agudizó la pulseada con De la Sota y el gobernador comenzó a reclamar fidelidad. El miércoles pasado, ante la evidente ausencia de Passerini, Marcelo Falo, Carlos Alesandri, Walter Saieg y Gladys Nieto, entre otros, Busso se quedó en el recinto y se hizo notar.

Un dirigente peronista recordó que cuando el PJ estaba definiendo las candidaturas a diputado nacional, un ministro de Schiaretti se atribuyó haber convencido a Busso de declinar su intención de ser candidato, con la promesa de que ocuparía el lugar que dejaría vacante Fortuna.

Hoy, aunque nadie lo ha confirmado, el ex ministro de Seguridad de De la Sota es el gran candidato para convertirse en presidente provisorio de la Legislatura.

Tembladeral. En este contexto, la presidencia del bloque oficialista, hoy en poder del delasotista Daniel Passerini, también entró en discusión.

En la sesión del miércoles pasado, la ausencia de seis legisladores que responden al ex gobernador puso en riesgo la aprobación de un proyecto muy importante para el Gobierno provincial: el endeudamiento de 1.300 millones de pesos para construir gasoductos en el interior.

Passerini quedó golpeado por esta situación. Muchos aseguraron que el gobernador le había retirado la confianza al legislador.

Schiaretti ha tomado muy en serio la avanzada delasotista, y está dispuesto a no dejar resquicio o lugar de poder en manos de dirigentes que no le responden en la interna. Y como Passerini no ha hecho, todavía, un acto de fe schiarettista y de renuncia formal a su pasado delasotista, hoy se mueve sobre un tembladeral.

Sin embargo, todo parece indicar que la sangre no llegará al río. En la Casa de las Tejas afirman que desalojar en este momento a Passerini de la presidencia sería romper el bloque oficialista.

Más allá de que los schiarettistas admiten que Passerini juega para De la Sota en la interna partidaria, aseguran que si garantiza que no habrá nuevos riesgos de rebeldías en el oficialismo, seguirá conduciendo el bloque de Unión por Córdoba.

No obstante, Passerini, ex intendente de Cruz Alta y ex ministro de Solidaridad de la gestión De la Sota, al ser consultado por este diario, negó que el gobernador le haya pedido la renuncia.

Sin embargo, el legislador no se privó de cuestionar con dureza al vicegobernador Héctor Campana por haber tratado de irresponsables a los que faltaron a la sesión.

De buen olfato para el poder, los peronistas comenzaron a moverse rápido detrás de los espacios a cubrir. Y ya hay algunos anotados para reemplazar a Passerini. Serían Dante Heredia, Domingo Carbonetti y el propio Busso, si finalmente no reemplaza a Fortuna.

Desde el sur

Experiencia. Sergio Busso (foto) tiene una dilatada trayectoria en el peronismo y en la gestión pública. Fue intendente de Serrano; miembro del tribunal de Cuentas de la Provincia; ministro de Seguridad en la gestión delasotista y legislador provincial. Es un dirigente de peso en el sur provincial, donde el peronismo le sacó la mayor ventaja al juecismo en las elecciones que consagraron a Juan Schiaretti . Fue un incondicional de De la Sota, pero hoy juega para el gobernador en la interna partidaria.

Comentá la nota