El delasotismo cargó duro contra Vigo

La diputada nacional Beatriz Halak dijo que el gobernador Schiaretti y su esposa no dijeron nada sobre los barrios-ciudades.
El delasotismo, a través de la diputada nacional Beatriz Halak, cargó con dureza contra el Gobierno provincial y defendió la construcción de barrios-ciudades en la Capital, una de las obras más emblemáticas de la gestión de José Manuel de la Sota. "Critican la construcción de 10 mil viviendas por una interna partidaria", cuestionó la legisladora nacional, quien mantiene su fidelidad política al ex gobernador.

Esta discusión quedó enmarcada en la interna peronista, ya que los cuestionamientos al plan de erradicación de villas de emergencia que impulsó el delasotismo vino de parte de la secretaria de Inclusión Social, Alejandra Vigo, esposa del gobernador Juan Schiaretti.

"Estos cuestionamientos son políticos y se dan por la interna del partido. Vigo fue titular de la comisión de Acción Social de la Legislatura durante varios años y jamás planteó una crítica sobre este plan de viviendas. Tampoco lo hizo el entonces vicegobernador (por Schiaretti), quien concurrió a todos los actos de inauguración de esos nuevos barrios", aseguró Halak.

Por su parte, De la Sota, quien anoche encabezó un acto en barrio Alta Córdoba, fue mucho más cauto que Halak y aseguró que los vecinos de esos nuevos barrios reclaman servicios. "Esa gente hoy vive en una casa digna, con cloacas, asfalto, dispensario y escuela. Pero habría que brindarle mejores servicios", dijo el ex gobernador, tratando de profundizar las diferencias con Schiaretti.

Sin embargo, Halak, una de las dirigentes de mayor confianza del ex gobernador, descargó fuertes críticas contra el schiarettismo. "Nosotros apoyamos a los que están en la gestión provincial, pero ellos cuestionan un plan que la gente más humilde recibió con mucho entusiasmo. Esas personas estaban discriminadas antes, cuando vivían en las márgenes del río y corrían peligro sus vidas cada vez que llovía", afirmó Halak.

Interna. La diputada nacional, que integra el bloque que creó el peronista disidente Felipe Solá, metió de lleno esta discusión en medio de la interna peronista. "Nosotros no queremos ponerle palos en la rueda al Gobierno provincial. Sólo decimos que el gobernador debe hacerse cargo de la gestión y De la Sota debe liderar el PJ para devolverlo a la victoria. No hay que mezclar el partido con la gestión. Además, los perdedores no pueden conducir el peronismo de Córdoba", dijo.

En este sentido, De la Sota, quien anoche estuvo acompañado por su pareja, la ex ministra de Producción Adriana Nazario, reiteró que no quiere internas en el PJ. "El que está con voluntad de unir el partido soy yo. Nunca hablé de internas", señaló.

Y agregó: "Siempre trabajé por la unidad y planteé que en el congreso del partido se reúna a los demás sectores y se les dé cabida a todos. Siempre dije que quiero liderar un peronismo unido, que vuelva a triunfar en Córdoba".

Comentá la nota