Dejaron salir a extranjeros de Gaza.

Israel abrió un paso para que abandonaran el territorio palestino, lo que alimentó los rumores de una inminente ofensiva terrestre.
JERUSALEN.- En una nueva señal de que una incursión terrestre sería inminente, Israel ordenó la evacuación de los extranjeros residentes en la Franja de Gaza, quienes ayer abandonaron de forma masiva estos territorios palestinos que desde hace una semana son el blanco de una sangrienta ofensiva que ya dejó más de 430 muertos.

Con tanques y soldados israelíes desplegados en la frontera con Gaza, las embajadas de los países afectados solicitaron la evacuación al gobierno de Israel, que abrió ayer el paso fronterizo de Erez -bloqueado desde el inicio del ataque- para permitir la salida.

La cancillería israelí informó que 367 personas con pasaportes extranjeros fueron autorizados a salir. Entre ellos había 168 rusos, 85 ucranianos, 28 moldavos, 25 kazajos, 15 bielorrusos, 33 estadounidenses, 7 turcos y 6 noruegos. "La situación es muy mala. Tememos por nuestros hijos", dijo Ilona Hamdiya, una mujer de Moldavia casada con un palestino. "Estamos agradecidos a nuestra embajada", agregó.

Quienes marchaban dejaban atrás a 1,5 millones de palestinos que no pueden escapar del conflicto, que amanecieron ayer en un nuevo día de bombas, misiles, fallas de electricidad, filas para comprar pan y calles llenas de vidrios rotos y escombros.

La Franja de Gaza se encontraba vedada todavía al ingreso de la prensa, aunque el Tribunal Supremo israelí solicitó al gobierno que autorizara la entrada a ocho periodistas extranjeros.

Nuevos bombardeos

La fuerza aérea israelí continuó ayer con los ataques contra la franja costera y bombardeó al menos 20 objetivos de Hamas, entre ellos el cuartel central del ala militar del grupo terrorista, las Brigadas de Al-Qassam. Otro de los blancos alcanzados fue una mezquita de la localidad de Jabaliya, que, según el ejército, Hamas utilizaba como centro de operaciones y para almacenar misiles Grad. También se bombardeó la casa de Mohammed Matouk, un responsable del grupo extremista que, según fuentes del servicio secreto israelí, era usada como depósito de armas y municiones. No se pudo confirmar si el jefe terrorista se encontraba ahí en el momento del ataque.

Por otro lado, un misil israelí causó la muerte de tres niños palestinos de entre 8 y 12 años que jugaban en una calle cerca del pueblo de Jan Yunis, en el sur de Gaza. "Estas heridas no son heridas de las que se pueda sobrevivir", dijo Madth Gilbert, un doctor noruego del hospital Shifa de Gaza, que no logró salvar la vida de uno de los chicos. "Esto es un asesinato. Este es un niño", agregó.

En este sangriento contexto, el jefe en el exilio de Hamas, Khaled Mashaal, afirmó ayer que el movimiento islámico que encabeza "no capitulará" frente a las operaciones israelíes en la Franja de Gaza y agregó que estaba dispuesto a "cualquier confrontación".

En consonancia con la jornada de movilización mundial impulsada por Hamas (ver Pág. 3), islamistas palestinos protestaron contra Israel durante el funeral del líder fundamentalista muerto en un bombardeo anteayer, Nizar Rayyan. "No descansaremos hasta que destruyamos a la entidad sionista", dijo un alto mando de Hamas, Fathi Hammad.

Medios de prensa israelíes señalaron ayer la preocupación por la extensión del alcance de los cohetes lanzados por grupos palestinos desde la Franja de Gaza, que podrían poner en peligro la central nuclear de Dimona, construida a principios de la década del 50.

En tanto, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, expresó su intención de mediar en el conflicto entre israelíes y palestinos junto a su par egipcio, Hosni Mubarak, informó ayer el diario Le Figaro . El vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores francés, Eric Chevalier, recordó ayer que el primer objetivo de Francia es lograr una tregua humanitaria en Gaza. Sarkozy llegará pasado mañana a Medio Oriente.

Por su parte, el presidente norteamericano, George W. Bush, dijo que Estados Unidos realizaba esfuerzos diplomáticos para un cese del fuego, pero rechazó una tregua unilateral que permitiera a Hamas continuar con los disparos de cohetes hacia territorio israelí.

Comentá la nota