No dejan salir contenedores desde ningún puerto del país

La medida gremial podría paralizar toda la cadena comercial y que ya hubo algunos despidos. El SUPA se declaró en estado de alerta.
El Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU) decidió bloquear la salida de contenedores con pescado marplatense "desde cualquier puerto del país", lo que agravó el conflicto que desde hace más de dos meses afecta a la ciudad de Mar del Plata.

La decisión fue anunciada ayer a LA CAPITAL por el secretario general del gremio a nivel nacional, Omar Suárez, quien afirmó que los productos pesqueros marplatenses "no podrán comercializarse en ningún lugar del mundo".

"Contamos con el apoyo de la Federación Internacional de Transporte, así que aun si algún contenedor se nos escapara, no podrá desembarcar en ningún lugar" garantizó Suárez.

Por su parte el secretario general del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos -SUPA- en Mar del Plata, Juan Carlos Ferreyra, afirmó que su gremio se encuentra en estado de alerta por las consecuencias que podría traer acarreada la decisión de sus pares del SOMU.

"Por lo que sabemos las cámaras de las empresas ya están abarrotadas y si no pueden mover esa mercadería toda la cadena se cortará" advirtió el dirigente quien afirmó que "ya hubo, incluso, algunos despidos".

Tal como viene informando LA CAPITAL, la medida de fuerza del SOMU se enmarca en el reclamo que el gremio viene realizando desde hace años a las cámaras empresarias de Mar del Plata para que se sienten a negociar un convenio colectivo de trabajo para el sector.

Aunque las negociaciones paritarias se iniciaron a mediados de octubre el gremio liderado por Suárez -quien se puso al frente del conflicto- sostiene que los empresarios no tienen "real voluntad de negociación" por lo que decidieron presionarlos mediante una serie de medidas de fuerza.

En principio, la protesta consistió en negarles el remolque de contenedores en el Puerto de Mar del Plata. Sin embargo, las empresas sortearon esta suerte de bloqueo trasladando la mercadería por vía terrestre hasta Capital Federal y desde allí por la vía marítima. Fue por ello que el viernes el gremio decidió nacionalizar su medida de fuerza.

"Ahora tampoco van a poder salir desde Buenos Aires ni de ningún puerto del país" afirmó Suárez, quien enfatizó: "No saldrá más pescado marplatense hasta que no firmen un convenio colectivo de trabajo".

En su diálogo con LA CAPITAL, Suárez aclaró que el SOMU "no está en contra de Mar del Plata ni tenemos ninguna interna. Lo que estamos haciendo es defender los derechos de nuestros trabajadores, algo que ha sido apoyado tanto por la opinión pública nacional como internacional, que se opone a que esta carga con dumping social siga saliendo del país. Por eso es, por ejemplo, que la Federación nos garantizó su apoyo".

Al plantear su queja, el dirigente denunció que "las únicas cámaras del país que no firmaron convenio colectivo de trabajo son las de Mar del Plata", argumento ya había sido enarbolado en el inicio del conflicto por el secretario del gremio a nivel local, Néstor María, quien ayer delegó en el dirigente nacional la responsabilidad de hacer declaraciones sobre el tema.

Por otra parte, Suárez advirtió que "ahora las empresas van a empezar hacerse las víctimas y van a hacer que el hilo se corte por el lado más débil, que son los trabajadores" y puso como ejemplo a una firma que "el viernes realizó 300 despidos en Mar del Plata y otros 200 en Comodoro Rivadavia".

Alerta en el SUPA

"Por ahora nos declaramos en alerta y estamos atentos a las consecuencias que esta nueva medida podría acarrear". Así resumió Ferreyra la actitud asumida por el SUPA tras haber sido notificados por sus pares del SOMU sobre la nacionalización del conflicto.

Según Ferreyra, esta decisión "es lamentable pero tiene un poco de justicia, porque hasta ahora parecía que la medida de fuerza era contra el puerto de Mar del Plata. Nosotros mismos se lo dijimos a los compañeros del SOMU el viernes cuando nos enteramos de que el jueves habían salido 32 contenedores de Mar del Plata, que había remolcado su propia gente. Horas después nos anunciaron que tampoco remolcarían en Capital", relató.

En cuanto a las consecuencias que la decisión del SOMU traería aparejadas, Ferreyra explicó que "todavía es muy reciente, pero ya hubo algunas, como el despido de cerca de 500 compañeros" de una firma con presencia en Mar del Plata y el sur del país.

También alertó que "por lo que sabemos, las cámaras frigoríficas ya están abarrotadas. Si las empresas no pueden mover esa mercadería, toda la cadena se cortará".

Situación crítica

Pero no todos son tan escépticos sobre las consecuencias de este nuevo paso dado por los dirigentes del SOMU. Es que este agravamiento del conflicto podría derivar en una intervención política que muchos reclamaban y que hasta el momento no se había producido, más allá de un intento de mediación esbozado por el intendente Gustavo Pulti la semana anterior.

"Hasta ahora era un conflicto que sólo afectaba a unos pocos -reflexionaron fuentes del sector-. Ahora va a ser más grave, podría paralizar a todo el puerto de Mar del Plata, y eso no lo pueden permitir ni el gobierno provincial ni el nacional. Así que quizás haya que pasar por esta etapa de agravamiento para que el problema se resuelva", concluyeron.

Comentá la nota