"No nos dejan otra vía que la confrontación", dijo Bernabé

Los municipales del Palacio aseguraron que seguirán reclamando los 160 pesos de movilidad, pese a que se cortó el diálogo
Se realizó ayer una nueva asamblea en el Palacio Municipal, donde los trabajadores calificaron de "una falta de respeto" que el Ejecutivo hubiera llamado a una reunión para el lunes último y que "después, con excusas varias, indicaran que no nos recibían".

"La Municipalidad cortó el diálogo, por lo que, sino avanzamos con esa instancia, seguiremos reclamando igual por lo que creemos justo", dijo el delegado José Luis Bernabé.

De todos modos, resolvieron nombrar a tres personas para que asistan en representación de los trabajadores "si en alguna oportunidad nos vuelven a convocar".

"Pero no nos vamos a quedar con los brazos cruzados esperando ese día. De acá al 24 de diciembre vamos a diagramar un plan de lucha, porque estamos decididos a llevar nuestro reclamo a la calle", dijo Bernabé.

A la hora de hablar sobre el tipo de las medidas que llevarán adelante, dijo que las decidirán en breve. "Tenemos pensado realizar radios abierta y pensamos instalar una carpa de la dignidad en lugares estratégicos, como el frente de la casa del intendente (Eduardo) Accastello".

"También sabemos que Accastello irá el 16 de este mes a Río Cuarto y allá lo estaremos esperando con toda la CTA, para que el pueblo sepa como trata a los trabajadores", dijo.

"El Ejecutivo cortó el diálogo, entonces llegó la hora de la confrontación", agregó.

El reclamo que vienen llevando adelante es por el adicional por movilidad.

Los trabajadores del Corralón perciben por ese concepto 160 pesos y los de las otras áreas pretenden una cifra similar.

Si bien en un primer momento la comisión Directiva del SUOEM, que es el sindicato que los nuclea, apoyó el reclamo, luego señalaron que no lo acompañarían.

Los delegados, junto a los trabajadores del Palacio, lograron que el Ejecutivo los convoque a algunas reuniones donde le ofrecieron cifras inferiores a los 160 pesos.

Luego, el Ejecutivo se negó a recibirlos porque no dialogan "con gente que hace juicios a la Municipalidad", según explicó el intendente en su oportunidad, en alusión al acompañamiento que hicieron los delegados a las trabajadoras de Tránsito que denunciaron a sus superiores por acoso sexual y laboral.

En los últimos días, hubo una esperanza de que el conflicto llegara a buen puerto porque el Obispado intervino como mediador, pero finalmente, el diálogo no prosperó.

Comentá la nota