Déjà vu delasotista: el “nuevo Estado” juecista

FCyS propone bicameralidad y ballottage. También un polémico “juicio de residencia” para los ex funcionarios.
“Un nuevo modelo de constitución para un nuevo Estado”, propone el juecismo en los fundamentos del proyecto de ley de reforma de la Carta Magna, que presentó ayer en la Legislatura. Habrá sido un descuido, pero resalta que el eslogan sea el mismo que popularizó a José Manuel de la Sota, quien en 2000 impulsara. La vocación fundacional es un rasgo que iguala a todos los dirigentes en el poder, o que se sienten cercanos a él.

Como al pastorcito del cuento, de tanto anunciar la presentación del proyecto y el abandono de la comisión legislativa para la reforma política, Miguel Ortiz Pellegrini comenzó la conferencia de prensa en la que concretó ambas decisiones con la compañía de sólo tres compañeros de bloque (Roberto Birri, Adela Coria, César Seculini y, un ratito, Rodrigo Serna) y con LA MAÑANA como único medio.

El proyecto juecista no tendrá futuro porque el oficialismo ya adelantó que, al menos ahora, la reforma quedará circunscripta al alcance de las leyes. Unión por Córdoba rechaza atravesar una elección de constituyentes que le daría una gran oportunidad de triunfo al Frente Cívico y Social, y éstos fantasean con semejante ocasión. De todas maneras, el Frente Cívico y Social expondrá su iniciativa para que sea discutida en la audiencia pública del lunes 24.

Los juecistas proponen el retorno al sistema bicameral y la representación proporcional para la Cámara de Diputados. Además, impulsan la adopción del ballottage para la elección del gobernador y del vicegobernador.

Juicio de residencia

Otro aspecto llamativo es la creación del “tribunal social de responsabilidad política”, que haría una versión moderna del juicio de residencia de la época de la Colonia.

“Córdoba se puede gobernar con la mayoría simple del 37%”, señaló ayer Ortiz Pellegrini. El juecista aseguró que la Constitución provincial colisiona con la nacional, que establece un mecanismo de doble vuelta.

Birri, a su vez, criticó que el actual sistema mixto de la Legislatura permita que la cerrada diferencia entre Unión por Córdoba y el Frente Cívico y Social no tenga el correspondiente reflejo en la distribución de las bancas. Por ese motivo, el juecismo quiere incorporar el sistema proporcional.

Ortiz Pellegrini subrayó la propuesta de establecer un mecanismo de revocatoria de mandatos para cargos electivos, como existe a nivel municipal, para “cuando un funcionario es muy malo”.

Curioso, aunque no original porque alguna vez lo propuso el ex gobernador José Manuel de la Sota, es la realización del colonial juicio de residencia a los funcionarios salientes. Lo haría un “tribunal social” que integrarían “organizaciones sociales y ONGs”, según adelantó Birri, sin precisar cuál será la base de legitimidad de esos grupos para emprender tamaña empresa.

Asimismo, el juecismo quiere que haya una mayoría agravada para permitir la concesión de servicios o bienes del Estado.

Sigue la rueda

Hoy será el turno del bloque de Unión por Córdoba, que presentará su paquete de leyes para la reforma electoral.

Comentá la nota