"Los deístas no son contradictorios"

El físico Alberto de la Torre presenta "Universo sin Dioses", hoy a partir de las 20.
En el ciclo de Eudem, editorial de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Alberto de la Torre presentará esta noche a las 20, en la sala "Antonio Di Benedetto", su más reciente trabajo: "Universo sin Dioses. Física del Génesis".

De la Torre es graduado de la Universidad Católica de Córdoba y ha realizado posgrados en física en las universidades de Cornell, en los Estados Unidos, y de Heidelberg, en Alemania. Está radicado en Mar del Plata desde 1986. Es autor, además, de "Física cuántica para filósofos" y de "Física, misterio y realidad".

- En su libro usted diferencia a quienes sostienen la existencia de Dios de manera contradictoria de quienes lo hacen no contradictoriamente. ¿Podría ampliar esa diferenciación?

- Los deístas no son contradictorios. Ellos sostienen que Dios creó el universo y luego se retiró. Sin embargo, las religiones mantienen la idea de un Dios omnisciente, omnipotente y omnibenevolente. Con sólo repasar la historia y el presente de la humanidad, esa postura se torna, sin dudas, contradictoria.

- ¿Hay alguna posibilidad de sostener la existencia de Dios desde la razón?

- Uno de los grandes logros de la ciencia es que una persona informada, con educación, pueda no creer en Dios. La figura de un Dios es inconcebible para un racional. Otra cosa es la idea del Dios al que se refieren los filósofos, como Spinoza o Einstein, que lo consideran un equivalente a la armonía y belleza de la naturaleza.

- ¿La física puede explicar taxativamente la existencia del universo?

- En los últimos 30 años, por primera vez en la historia de la cultura, la física ofrece un esquema teórico para explicar el origen del universo. La astrofísica y su modelo de inflación demuestran que en un tiempo pequeñísimo el universo se expandió 83 veces. Es acá donde puede objetarse que alguien proveyó de energía al universo. Sin embargo, la física ha demostrado que la energía total del universo es nula, igual a cero. Y otra vez la pregunta: ¿Si la energía total del universo es nula, cómo es que hay algo? La respuesta es contundente: "La energía nula sin materia es inestable; por consiguiente decae hacia un universo de energía nula pero con materia".

- De acuerdo a sus planteos, no sería extraño encontrarnos, tarde o temprano, en una cultura mayoritariamente atea. ¿Existirían en esa cultura los conceptos de bien y de mal?

- Por supuesto. El ateo, como hombre libre, defiende un concepto de justicia terrenal, en el que el ser humano es lo más importante. Defiende una ética superior, no basada en el castigo.

Sobre estos temas, Alberto de la Torre debatirá esta noche con Manuel Camesania y Celso Aldao.

Comentá la nota