Degleue: "Les pido a los políticos que nos acompañen en esta situación"

El gerente de la Asociación de Confeccionistas de Pergamino junto al presidente de la entidad, Andrés Iglesias, solicitaron ayuda a los miembros del Concejo Deliberante luego de que el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires enviara multas que en total suman un millón de pesos. Los dirigentes manifestaron que se trata de una maniobra de recaudación.

El viernes en horas de la tarde el presidente de la Asociación de Confeccionistas de Pergamino, Andrés Iglesias y el gerente de la institución, Carlos Degleue manifestaron en rueda de prensa las dificultades que el sector está afrontando.

Es importante resaltar que en marzo de 2008 arribó a Pergamino un grupo de agentes del Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires con el firme propósito de inspeccionar las diferentes fábricas con ámbito de acción en la ciudad. Luego de efectuadas las inspecciones y avistando ciertas falencias en las industrias de la confección los dirigentes de la Asociación local y los representantes del Ministerio acordaron el retorno de los mismos, luego de un tiempo prudencial, que fuera necesario para cumplir con las exigencias pautadas por el reglamento de seguridad establecido.

De acuerdo con lo expuesto por Iglesias al cabo de tres meses comenzaron a llegar las multas, efectuadas sobre los controles a 42 empresas, con un valor de un millón de pesos. Frente a esta situación, y teniendo en cuenta los inconvenientes económicos que derivan de la época de crisis financiera, la mayoría de las fábricas no puede costear estas sanciones impuestas porque son de elevado valor monetario. "Una vez que la gente del Ministerio detectó la falencia que había en cada industria los empresarios se hicieron cargo y refaccionaron todo cuanto les indicaron para estar acorde a lo que dicta la ley. Las empresas presentaron los descargos, no tuvimos soluciones, muy por el contrario los descargos volvieron con las multas incluidas. Fuimos como Asociación de Confeccionistas en dos ocasiones a La Plata junto a la dirigencia del Sindicato (Sutiv) y no hemos recibido solución alguna", comentó Iglesias.

Pergamino en la mira

Luego de un receso de diez años Pergamino ha avistado en los últimos tiempos un crecimiento significativo en el rubro de la confección. Según los referentes de la institución que nuclea a los confeccionistas esto fue lo que motivó la llegada de los inspectores del Ministerio de Trabajo. En este sentido el presidente de la asociación explicó: "Yo no estoy diciendo que no había falencias en las estructuras edilicias de las diferentes entidades pero no de altos riesgos. Para todas las cosas fuera de lugar el ministerio decidió crear una multa".

Cuando los inspectores arribaron a Pergamino también verificaron si había personal trabajando ilegalmente. Una vez realizados los operativos los agentes registraron que en el 90% de las fábricas controladas los empleados trabajan legalmente. "Al ver que la situación está totalmente controlada los inspectores comenzaron a hacer las revisiones teniendo en cuenta la Ley de Seguridad e Higiene. Con las últimas multas también se incluyeron embargos que se aplicarán a partir del 30 de abril", reveló Degleue.

Ayuda al HCD

Frente a este panorama y no avistando soluciones de parte del Gobierno provincial la Asociación de Confeccionistas solicitó ayuda al Concejo Deliberante. "Nos sentimos mal por la decisión que han tomado algunos concejales al no concretar la sesión ordinaria en donde se iba a tratar esta temática porque los asociados no tienen manera de costear esta multas. Es un panorama complicado ya que hay muchos trabajadores que están siendo suspendidos. No hay voluntad de despido pero los empresarios no tienen otra opción. Hoy vinieron tres confeccionistas muy preocupados que nos manifiestan que tiene que hacer reducción de personal. Esto nos duele. Les pido a los políticos de Pergamino que nos acompañen en esta situación tan acuciante", señaló Degleue.

Según lo informado por los dirigentes desde la asociación se han efectuado todos los trámites que se solicitaron, inclusive una especie de recurso de amparo que fue totalmente denegada. "No entendemos por qué efectúan las multas directamente. Después de analizar las falencias no recibimos otra inspección, motivo por el que los agentes no saben en qué condiciones se encuentran actualmente las fábricas que enmendaron los errores cometidos en seguridad edilicia. Creemos que vinieron a cazar. Esto es una maniobra de recaudación porque hicieron las multas y no vinieron nunca más a nuestra ciudad", agregó Iglesias.

Comentá la nota