La defraudación al erario publico

Infoglaciar - En la tarde de ayer, en la Sala de Situación de Casa de Gobierno, el ministro Secretario General de la Gobernación, Gustavo Martínez, y el presidente de la Caja de Previsión Social (C.P.S.), Marcial Cané, brindaron una conferencia de prensa donde aportaron información sobre las alternativas del caso de defraudación al erario de la Administración Pública Provincial, cometido con fondos patronales y provisionales de los ex empleados bancarios.
El titular del Ministerio de la Secretaria General de la Gobernación (M.S.G.G.), Gustavo Martínez, fue taxativo al comentar que «cuando surge la diferencia de montos se avanzó en la denuncia penal, en poner en conocimiento al Tribunal del Cuentas de la Provincia de Santa Cruz y se inició el sumario administrativo que, hasta al momento, resultó en la separación preventiva de un agente, pero que seguiremos obstinadamente mientras esperamos nuevas determinaciones que cumpliremos rápidamente y conforme a lo que se solicite».

De esta manera explicó que «en cuanto a la justicia pusimos a su disposición toda la documentación y se que están yendo a declarar diferentes personas conforme van siendo citadas, y el Tribunal de Cuentas en el día de hoy me comunicó que, mediante Resolución Nº 405, se abrió un juicio administrativo para investigar el presunto «Perjuicio Patrimonial a la Administración Provincial», y allí también estamos poniendo todo a disposición para que se realice la investigación con la mayor cantidad de elementos posibles».

«Además –subrayó- Por la Resolución Nº 649 del M.S.G.G. se le dio instrucciones a la Dirección Provincial de Auditoria y Control de Gestión para que intervenga en la Dirección Provincial de Administración para analizar todos los procesos administrativos que posibilitaron esta situación, y para que indiquen todas las acciones preventivas y correctivas que se puedan tener en cuenta para que esto no vuelva a ocurrir».

«Hay que trabajar sobre los procesos administrativos» aseguró, en tanto aclaró que «esto no quiere decir que lo que se venía haciendo no cumplía con la norma, pero tenemos que reconocer que esto sucedió porque hay baches que rellenar, y eso hay que cambiarlo rápidamente aplicando nuevos mecanismos para evitar en un futuro este tipo de cosas».

Tras enfatizar que «el Gobierno Provincial tiene una clara decisión de avanzar en este tema hasta que se esclarezca totalmente y los responsables se hagan cargo de la situación en la forma en que la justicia decida», hizo una reseña indicando que «cuando el Banco Provincia de Santa Cruz se privatizó, a través de la Ley Provincial Nº 2409, se transfirieron una determinada cantidad de empleados que nosotros los tenemos tipificados como «Ex Empleados Bancarios», para quienes, en aquel momento, por el Decreto Nº 1529, se generó un subsidio para cubrir sus sueldos y aportes. Ese mecanismo se radicó en el Ministerio de la Secretaria General de la Gobernación (M.S.G.G.), para que sea esta cartera la que diera toda la cobertura a los trabajadores, respecto a lo que exige cualquier relación de dependencia».

Al respecto agregó que «la situación de presenta defraudación se detecta sobre los aportes de treinta y un agentes considerados dentro de la normativa de «Ex Empleados Bancarios». Normalmente, la Dirección Provincial de Administración del M.S.G.G., recibe los cheques provenientes del Ministerio de Economía y Obras Públicas de la Provincia de Santa Cruz con el subsidio total y, antes de su depósito en el Banco Santa Cruz, el área desglosa el monto escribiendo en el reverso del documento los diferentes montos que van a los distintos organismos, para cumplir con los aportes patronales y provisionales que corresponden a cada trabajadores».

«El área –continúo- emite el cheque con las imputaciones y se va al Banco Santa Cruz para hacer el depósito correspondiente y para que la entidad bancaria envíe los fondos a las diferentes entidades de acuerdo al detalle que se le acercó. La maniobra no fue detectada con anterioridad porque cuando nosotros recibíamos la parte de la boleta de depósito que nos correspondía, esta volvía con los sellos exigidos por ley y monto imputado sin correcciones de ninguna naturaleza. Ahora bien, si por ejemplo, nosotros tenemos registrado que se depositaron 37.822,87 $, pudimos corroborar que la parte de boleta de depósito que recibía la Caja de Previsión Social, contaba una operación por 22,87 $, es decir, se tomaban solamente las últimas cifras y ese número era el que se depositaba en la C.P.S.».

Consultado sobre cómo fue detectada la operación, el ministro Martínez señalo que «el que nos dio aviso de la irregularidad fue el Banco Santa Cruz, porque acusó movimientos en cajas de sueldo personales con dimensiones de montos que llamó la atención de la Administración Federal de Ingresos Públicos (A.F.I.P.). La investigación llevó a considerar que se podría estar realizando una maniobra de este tipo, se informó al Ministerio de la Secretaria General de la Gobernación y a la Dirección Provincial de Administración, en su rol de responsable legal y económico de esto, y el ente decidió hacer la denuncia conforme a las instrucciones emanadas inmediatamente por este ministro y por el Gobernador Daniel Peralta».

En cuanto al monto total que está involucrado en la defraudación, Martínez puntualizó que «tenemos los que corresponden al ejercicio en curso, es decir, al año 2009, que rondaría los 394 mil pesos aproximadamente. Como el proceso de investigación va a abarcar otros períodos para saber cuando comenzó la irregularidad, vamos a esperar la determinación de la justicia para saber, exactamente, a cuanto accede el perjuicio».

«Es un hecho lamentable, pero hay que superarlo activando todos los mecanismos del Estado y analizando los procesos que permitieron que esto sucediera, para que no se generen nuevos incidentes» concluyó.

Por tu parte, el titular de la Caja de Previsión Social, Marcial Cané, resaltó que «este hecho afectó bastante a la entidad porque, como es de conocimiento público, hay una decisión tomada en cuanto a la modificación de la normativa que encuadra al ente producto del déficit que tiene anualmente, y este golpe puso un manto de duda sobre los cambios, porque muchos mal intencionados que dicen que si tenemos déficit es porque se roban la plata».

«No es así» aseguró, en tanto, manifestó que «los hechos están circunscriptos a los aportes patronales y provisionales de treinta y un personas, y no al conjunto de afiliados que tiene la C.P.S., y nosotros no detectamos el hecho porque en las boletas que ingresaban a nuestro organismo no venían con el detalle sobre el destino y eran montos muy bajos para suponer que estaban destinados a las cuentas de los ex bancarios».

«Frente a esta situación, nosotros hemos ordenado que registren todos los depósitos realizados desde ahora hacia atrás para saber, exactamente, cuando comenzó la operación» dijo por último.

Comentá la nota