Las definitivas listas de Perón

Finalmente una docena de listas competirán en el conurbano bonaerense para presidir los consejos partidarios del PJ en los municipios. Alberto Balestrini quedó como candidato único del kirchnerismo.
La Junta Electoral de la Provincia de Buenos Aires habilitó la interna partidaria en 35 distritos de la Provincia de Buenos Aires para el próximo 30 de noviembre, de los cuales sólo una docena corresponden al Conurbano pero, finalmente, no pudo continuar en pie la candidatura de Daniel Basile, impugnada por serias irregularidades en su conformación.

Tras los cambios operados internamente, varios representantes de las listas oficialistas, comandadas por intendentes nuevos, fueron habilitadas por pedido expreso del gobernador Daniel Scioli que sabía, como todos en el peronismo bonaerense, que sus afiliaciones recientes le impedirían ser candidatos si se respetaba la letra de la Carta Orgánica partidaria. A tal efecto, el organismo de control electivo partidario resolvió permitir la participación de todos los nuevos afiliados no sólo en la interna sino también como candidatos.

El peronismo bonaerense había resuelto llamar a elecciones internas sólo para definir los cargos partidarios puesto que la conducción podría quedar al borde de la ilegalidad, como le pasó a la propia Junta. Para resolver este potencial conflicto con la Justicia se convocó a un Congreso partidario en Caseros donde fueron ratificadas las autoridades y prorrogados sus mandatos.

Una vez superadas estas instancias, la idea original de permitir la participación de todos los afiliados, inclusive los que se incorporaron al padrón a través de la masiva campaña realizada entre setiembre y octubre de 2008, se mantuvo en pie, pero se modificó la parte específica de los candidatos. Mientras que la Carta Orgánica impedía a todo aquel que no tuviera dos años de antigüedad presentarse para cargo alguno, esa situación quedó subsanada a través de una amplia amnistía.

Entonces, candidatos impugnados como los intendentes Graciela Rosso, de Luján, Francisco “Barba” Gutiérrez, de Quilmes; Darío Giustozzi, de Almirante Brown; Daniel Di Sabatino, de San Vicente; Joaquín De la Torre, de San Miguel; Fernando Gray, de Esteban Echeverría; entre los del Conurbano, no habrían podido hacer nada si no se operaban estas modificaciones.

Finalmente, en el Conurbano habrá elección interna en San Miguel, Luján, San Martín, San Isidro, Vicente López, Quilmes, Merlo y Morón.

De todas las pujas que se darán el próximo 30, sobresalen las de San Miguel y Luján, donde ambos jefes comunales ponen en riesgo la futura gobernabilidad por acceder a la presidencia partidaria y también exhiben una situación común: tienen como rivales a los que condujeron en el pasado inmediato la comuna y han roto lanzas con sus aliados naturales a la hora de llegar al poder.

En el primer caso, y en un clima de belicosidad extrema, Joaquín De la Torre competirá contra su ex padrino político, el diputado provincial Franco La Porta y, en otra lista, contra el ex intendente Aldo Rico. En cuanto a Rosso, la pelea es contra Miguel Prince, quien se recostó sobre la ortodoxia partidaria y antiguos aliados K de la intendente.

Con menos incertidumbre, es casi un hecho que Gutiérrez le ganará a José Frezzi, a pesar de que este último tenga el apoyo del ministro Aníbal Fernández, al igual que le ocurre al intendente de Presidente Perón, Alfonso Regueiro, quien se crusará con Carlos Acuña.

Donde el peronismo más ortodoxo tiene la posibilidad de alzarse con el poder es, casualmente, en dos municipios cuyos candidatos responden políticamente al sindicalista Luis Barrionuevo: General San Martín, a través de la diputada nacional Graciela Camaño, y Morón, con el gastronómico Domingo Bruno. La legisladora competirá contra el metalúrgico Osvaldo Lobato, quien tiene el apoyo del kirchnerismo local, aunque dividido, ya que el resto se quedó con la dama.

En cuanto a Bruno, deberá enfrentar a dos listas: al igual que Camaño, retuvo para sí parte del kirchnerismo, fundamentalmente involucrado con el Movimiento Evita, el gremialista competirá contra Luis Pereyra, acompañado por Gabriel Barquero y Juanchi Zabaletta, y Omar Ventorino, alineado con Horacio Román.

En la zona norte, la discusión se dará en Vicente López y San Isidro. En el primero, el diputado sciolista Guido Lorenzino competirá contra el ex senador menemista Alberto Oliva. Sus candidatos serán: Martín Cosentino y Rodolfo Bartol, respectivamente. En los pagos de Posse, mientras tanto, dos “herederos” se pelearán por la conducción del PJ: Sebastián Galmarini, actual presidente, competirá contra Francisco Cafiero, sobrino nieto de don Antonio, y Mario López, candidato que algunos sindican como funcional al oficialismo municipal.

Comentá la nota