Definirían hoy la escala salarial

El Ministerio de Trabajo de Nación daría a conocer el resultado del arbitraje aceptado por la CAFI y el sindicato de obreros empacadores. Se especula que el aumento rondará el 19 por ciento.

El arbitraje es un camino alternativo al laudo, más expeditivo y resolutivo aunque a la vez menos técnico.

Cipolletti > Según los plazos acordados, el Ministerio de Trabajo de la Nación daría a conocer hoy el resultado del arbitraje aceptado por CAFI y el sindicato de obreros empacadores para definir la escala salarial para la presente temporada frutícola. Un incremento del 19 por ciento es la especulación que dominó las presunciones desde que el viernes las partes dieron por cerrada la discusión paritaria y se sometieron al arbitraje, aunque oficialmente no hubo pronunciamientos de ningún sector que puedan inclinar la decisión en contra de sus intereses.

El arbitraje es un camino alternativo al laudo, más expeditivo y resolutivo aunque a la vez menos técnico. Los empresarios y los trabajadores no presentaron informes técnicos que avalen ofrecimientos y reclamos en torno a los haberes básicos y la productividad (un plus de gran importancia para el dinero que cada trabajador se lleva "al bolsillo"). En consecuencia, la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, definirá la escala salarial tomando como base antecedentes estadísticos, su experiencia en la cartera y los planteos efectuados en la última paritaria. Allí, CAFI formalizó una propuesta de incremento salarial del diez por ciento para el salario básico, y del 6% para la productividad. El sindicato, a su vez, pidió un 25% de incremento para ambos aspectos.

El laudo fue una posibilidad presente desde el inicio de las negociaciones, avizorada con gran temor por ambos sectores, que pretendían no supeditar la resolución de las diferencias a la intervención del Ministerio de Trabajo. Lo sucedido en 2009, claro está, no pasó inadvertido. Para CAFI, porque el laudo resultó incluso superior al pedido que le había efectuado el gremio; y para el sindicato porque la medida de fuerza originó un fuerte conflicto con funcionarios del Gobierno.

El último día de plazo otorgado por Trabajo para que las partes acordaran fue infructuoso, al igual que las anteriores paritarias. El único camino alternativo era una medida de fuerza sindical para presionar en pos de lograr su objetivo, pero sorpresivamente fue descartada por la mañana, en un plenario de secretarios y delegados (ver aparte).

Sin embargo, a pesar de la presunta preferencia por alcanzar un acuerdo en Roca, las partes casi no efectuaron concesiones. La patronal tardó varias reuniones en salir de la oferta inicial del 5 por ciento y al final de cuentas terminó ofertando un diez. El gremio reclamó en principio el 35% de incremento y cerró en el 25, después de solicitar el 30% en paritarias intermedias y el 20% "como última opción", el viernes. Especulando ambos actores en que el arbitraje estará entre el 15 y el 20% de aumento del básico, es llamativo que no hayan al menos acercado un poco más sus posiciones en las paritarias.

UATRE acepta intervención

El gremio rural puso como condición que el resultado de lo actuado por el Ministerio de Trabajo se conozca en menos de siete días.

Cipolletti > El mismo camino que los trabajadores del empaque siguieron los rurales, que aceptaron la intervención del Ministerio de Trabajo, con la condición de que el resultado se conozca en menos de siete días. Esa exigencia se cumpliría y la definición se daría a conocer entre miércoles y jueves, según confiaron desde el gremio UATRE. El objetivo es que el inicio de la cosecha masiva de peras y manzanas llegue con la escala salarial definida.

La conformidad de empleadores y trabajadores, en el caso de los rurales será más complicada que en el caso de la Fruta. Es que, según los pedidos efectuados por las partes en la última paritaria, que servirán de referencia para la mediación de Trabajo, existe un 22 por ciento de diferencia entre la oferta de incremento y el pedido del sindicato. Como en el caso de los empacadores la propuesta de la patronal es del 10 por ciento de aumento salarial, mientras que UATRE se plantó en el 32%.

Las negociaciones fueron extensas, pero no profundas ya que varios encuentros no prosperaron porque UATRE buscaba discutir su reclamo de incorporación del concepto del 20 por ciento por zona desfavorable a los haberes de los trabajadores. Recién a fines de diciembre, Trabajo dispuso que la situación debe ser planteada a la Comisión Nacional de Trabajo Agrario y que en la sede regional de Roca sólo se discutieran los salarios.

Comentá la nota