No hay definiciones para el subsidio del transporte

Se espera que en 2010 la distribución sea más federal. Las empresas sufrirán en el verano un nuevo bajón de la ayuda.
Recién en febrero se pondrá sobre la mesa del secretario de Transporte de la Nación, Juan Manuel Schiavi, la discusión sobre la distribución de los subsidios para el transporte de pasajeros urbano e interurbano. Básicamente, los funcionarios de las provincias quieren saber si el próximo año el Gobierno central repartirá esos recursos sobre una base equitativa y federal.

Las provincias pedirán la creación de un consejo federal de transporte. Quieren participación más activa en las decisiones.

La cúpula del comité federal de transporte planteó el tema al subsecretario de Transporte, Jorge González, pero no respuesta. Para salvar el momento se comprometió a gestionar una reunión con Schiavi, porque la preocupación crece -especialmente en el interior - ante la caída sostenida de esa ayuda económica. Las empresas urbanas de transporte de pasajeros de Salta recibieron en noviembre un 4,5 % menos de subsidio a los combustibles, mientras que la retracción para las interurbanas fue de un 30 %.

El jefe del Programa de Transporte de la Provincia, Gustavo López, dijo que el sector se prepara ahora para un enero y febrero más austeros. Se trata de un bajón estacional que achica aún más el beneficio que la Nación envía a las empresas porque la prestación del servicio también disminuye en el verano. "Esto sucede todos los años. Aún no se conoce el porcentaje asignado, pero afectará los dos primeros meses del año cuando baja el servicio", ratificó el funcionario, quien participó en la reunión del comité federal de transporte realizada en Buenos Aires.

Al combustible subsidiado, hay que sumar la cobertura del Sistema Integrado de Transporte Automotor que está determinada por la recaudación de cada empresa y la cantidad de pasajeros transportados por mes.

El control de cargas, a otra área

La Secretaría de Transporte de la Nación controlará en pocos meses más las cargas (especialmente de cereales) que se transportan por las rutas del país y que hoy está en manos de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte. La supervisión estará bajo la órbita del Programa de Fiscalización y Control, que funcionará en el organismo que maneja Juan Manuel Schiavi.

Está en marcha un plan canje para camiones con más de 30 años. El Banco Nación ofrece buenas tasas de interés.

La idea es regular la cuestión tarifaria, para permitir que los transportistas de cada provincia obtengan réditos. La tarea seguirá realizándose con la colaboración de Gendarmería y de la Prefectura, con la ayuda -como veedoras- de los gobiernos provinciales.

"La fiscalización, el control de las hojas de ruta y de las guías las continuará haciendo Transporte, con la AFIP", comentó el jefe del Programa de Transporte de Salta, Gustavo López. El funcionario informó que el tema fue presentado en la última reunión del comité federal de transporte, realizado la semana anterior en Buenos Aires.

Comentá la nota